Cómo nos afectan los móviles

 

Ainhoa Insa Martínez, La Salle Montemolín

Cada vez son más los que no pueden vivir sin el móvil. Los que se han convertido en sus esclavos y los que viven atados a él, tanto que si se lo quitasen, se encontrarían perdidos. Pues bien, este magnífico compañero es el teléfono móvil.

Cuando comenzó a salir al mercado parecía algo extraordinario y una manera estupenda para poder comunicarse. Sin embargo, en la actualidad casi podríamos decir que se ha creado un efecto contradictorio. Es cierto que nos comunicamos con mayor facilidad, pero le dedicamos tanto tiempo que dejamos de emplearlo en otras actividades. Hacemos llamadas absurdas o enviamos cientos de mensajes innecesarios. Como lo son aquellos de concursos y programas, que como al parecer no les vale con taladrarnos por televisión, también lo hacen a través del móvil. Y son muchos los que pican el anzuelo y envían cantidad de mensajes. Nos relacionamos menos con la gente y nos encerramos en nuestra propia burbuja.

La necesidad de emplearlo y depender de él convierte a las personas en enfermas adictas a sus encantos. Y es que ya no son solo llamadas o mensajes, sino que cada vez añaden más distracciones como la cámara, los juegos, el internet incorporado... y más aplicaciones. Y todas ellas nos parecen tan apetecibles que caemos en sus redes sin ni siquiera darnos cuenta. Y la realidad es que hoy en día, la mayor parte de las personas, son víctimas de los móviles sin saberlo.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón