De modistas a ejecutivas

 

Hoy, 8 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, una jornada que pretende conmemorar la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en el mundo laboral. El papel que la mujer desempeña en el mundo laboral ha dado un giro de 180

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

Hoy, día 8 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, una fecha reconocida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para conmemorar la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en el mundo laboral. Lejos de lo que pueda parecer, todavía persisten en la actualidad muchas formas de desigualdad entre hombre y mujeres, en cuestiones tan cotidianas como el papel que ambos desempeñan en la familia, el reparto de las tareas domésticas o las oportunidades de acceso y promoción dentro del mercado de trabajo.

Aunque hoy es habitual encontrar mujeres ocupando puestos de responsabilidad en importantes empresas y gobiernos --el actual ejecutivo español cuenta con seis ministras y una vicepresidenta--, esto no era habitual en España hace 40 años. Las mujeres desempeñaban entonces un papel secundario en la sociedad, bien ocupando trabajos atribuidos a su género o bien relegadas al cuidado de la familia y el hogar. Según explica la directora de la Casa de la Mujer de Zaragoza, Pilar Maldonado, en aquellos años, «solo unas pocas privilegiadas que habían tenido acceso a formación, eran profesionales» y señala que, en las últimas décadas, se ha producido un «cambio absolutamente radical» en el lugar que la mujer ocupa en la sociedad.

«En apenas tres generaciones, las mujeres han pasado a desarrollar roles completamente distintos», pasando de los puestos de secretarias, modistas y dependientas tan habituales en los años 50, 60 y 70, a ocupar cargos de primera línea en el mundo empresarial y de las administraciones públicas. Hoy en día, el nivel de formación de las mujeres es, en muchos casos, superior al de los hombres. En el ámbito universitario, la presencia femenina supera el 50%.

En opinión de la directora, lo que ha sucedido en estas tres últimas décadas es que «las mujeres se han empoderado, sintiendo que la ciudad y la sociedad les pertenece tanto a ellas como a los hombres ». Y el principal motor de este cambio ha sido la incorporación de la mujer al trabajo. Esta evolución se palpa incluso en las actuales formas de comportamiento de la mujer. «Hace años era casi impensable que una mujer entrara en un bar, y ahora es común ver a hombres y mujeres ocupando los mismos espacios en la ciudad», pone como ejemplo Maldonado.

UNA LUCHA QUE CONTINUA

La directora de la Casa de la Mujer recuerda que, aunque muchas de las personas jóvenes consideráis que «todos somos iguales y que tenemos los mismos derechos y oportunidades», lo cierto es que «esta percepción cambia» cuando comenzáis vuestra vida en pareja o conseguís vuestro primer empleo. "Hombres y mujeres tenemos igualdad de derechos, pero no de trato", asegura.

Un ejemplo lo encontramos en los roles que uno y otro sexo desempeñan en la ámbito familiar. "Todavía hoy, son principalmente las mujeres las que realizan las tareas domésticas y el cuidado afectivo de las personas, niños y mayores, en el hogar". Y probablemente, muchos de vosotros y vosotras podéis constatar esta situación en vuestra propia casa.

El otro ámbito donde también se reproducen las situaciones de desigualdad entre los hombres y las mujeres es en el acceso a puestos de trabajo y en la promoción a cargos de mayor relevancia. En este sentido, hay dos importantes reivindicaciones por las que los colectivos implicados en la igualdad de género continúan luchando actualmente, "la igualdad de salarios y el acceso a puestos directivos". Este último, según Pilar Maldonado, "continúa siendo restrictivo fundamentalmente en las empresas, aunque no tanto en la administración pública".

Un concepto en boga que ilustra de qué manera la mujer se ha adpatado de lleno al mundo del trabajo es el de la conciliación familiar y laboral, que hace referencia a la serie de acuerdos sociales al que llegan los empleadores y empleados en los procesos de negociación colectiva para permitir que la asistencia a hijos menores o personas dependientes pueda ser más compatible con el trabajo diario. Es decir, racionalizar los horarios haciéndolos más flexibles para poder compaginar el trabajo con la vida personal y familiar.

La Ley de Igualdad aprobada por el Gobierno de España en el año 2007 también pretende luchar contra la discriminación femenina e incide en mejoras de tipo social hacia unas mejores condiciones laborales y de conciliación entre el trabajo y la familia. Para ello, obliga a las empresas de más de 250 empleados a contar con Planes de Igualdad donde se reflejen las distintas opciones a las que sus empleados y empleadas tienen derecho según sus distintas situaciones familiares.

Por tanto, dada la evolución que la sociedad española ha experimentado en las últimas décadas hacia una mayor igualdad de derechos, sea cual sea el género, la raza y la religión de sus miembros, sería ilógico pensar que la situación no mejorará durante los próximos 30 años.

Existen una serie de medidas o posturas que pueden contribuir a paliar las desigualdades e impedir que estas sigan teniendo lugar. Además de cumplir con la legislación y los planes de igualdad vigentes, según indica Pilar Maldonado, "todos podemos hacer muchas cosas por una verdadera igualdad entre ambos sexos".

El primer paso sería tomar conciencia sobre las situaciones de desigualdad aún existentes, ya que "cuando una persona entiende la igualdad y se siente responsable de ella, la desarrolla en todos los ámbitos", por tanto, "si quiero ser una persona equitativa en el mundo en el que vivo, debo actuar en consecuencia y ser responsable con ello".

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón