El último faraón

 

Flor Medina Muñoz, IES Pilar Lorengar

Este mes de febrero ha estado impregnado por las continuas revueltas que tuvieron lugar en el norte de África, concretamente Túnez y Egipto. No obstante un hecho histórico ha ocurrido el 11 de febrero de este año. Mubarak, presidente de la República Árabe de Egipto durante treinta largas décadas, excluyendo los seis años de vicepresidencia, dimitió finalmente.

Todas las cadenas de televisión fueron testigos de la multitudinaria protesta que se desarrollo en la plaza Tahrir de El Cairo. En español: la plaza de la Liberación. Allí se reunió el pueblo sin distinción de clase, sexo u edad. Objetivo: la dimisión de Mubarak, para así poner fin a su trayectoria de corrupción que tanta mala fama le otorgó. Tres extenuantes semanas de presión, donde defensores del gobierno y detractores se enfrentaron. Tres personas perdieron la vida y centenares fueron heridos. Finalmente, el pueblo corroboró otra vez más que en la unión está la fuerza, y que nada es imposible. ¿Servirá este logro para estimular a otros países?


 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón