Esclavos del siglo XXI

 

Laura García Garza, La Salle Montemolín

Alrededor de 8,5 millones de niños trabajan como esclavos en pleno siglo XXI, la mayoría pertenecientes a países subdesarrollados de África y Asia, donde son carne de cañón para ser utilizados como mano de obra en las plantaciones de cacao.

A las niñas, en cambio, las prefieren para hacerlas esclavas sexuales y criadas. Son vendidas por unos 15 euros o regaladas por sus propios familiares para entregarlas a las familias más ricas, sobre todo en los países árabes, que las tendrán sometidas a trabajos durante toda su vida, a menos que consigan escapar o ser revendidas a otras personas cuando no puedan realizar trabajos en las casas.

Los niños están al principio de la cadena de producción y son los que más sufren la explotación laboral en los países en vías de desarrollo. Por eso, habría que averiguar quiénes están en el intermedio y al final de esa cadena de producción, y veríamos qué nombres de marcas famosas, que venden sus productos a precios caros en nuestros países, llevan la sangre de estos pequeños en sus productos y en el chocolate que cada día comemos en occidente.

Los gobernantes no tienen ningún interés en controlar lo que hacen lo jefes de los poblados, y puede que hasta reciban algo de este mercadeo de esclavos, dejando comerciar libremente a los traficantes de seres humanos o haciendo la vista gorda en los puestos militares, haciéndose pasar por organismos de ayuda humanitaria.

Por todo ello, es necesario que nos demos cuenta de lo que ocurre a nuestro alrededor y que nos tiene a todos engañados, y hacer lo posible para que estos casos se den con menor frecuencia.

Aunque todos estos sucesos nos parezcan lejanos o ajenos a nuestro estilo de vida, debemos mirar a nuestro alrededor y ponernos en su lugar y pensar que eso nos podría haber ocurrido a nosotros.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón