Consumismo

 

Lorena Arias, La Salle Montemolín

En la actual sociedad, el consumismo ha alcanzado tal dimensión que nos ha vuelto a todos ciegos ante la posibilidad de tener y acaparar bienes. De esta forma nos ha creado una ceguera intelectual que nos impide ver los problemas que acarrea la compra compulsiva.

La Navidad es la fiesta por excelencia del consumismo. Lo que tradicionalmente era una fiesta cristiana que celebraba el nacimiento del hijo de Dios, la amistad o la solidaridad, se ha convertido únicamente en un pretexto comercial.

Tradicionalmente, el periodo navideño daba comienzo sobre el 8 de diciembre. Ahora, de forma velada, recolocan las luces de las calles y se decoran los escaparates desde la primera quincena de noviembre. Así, las personas se ven incitadas a comprar desde mucho antes, sin tener en cuenta si se dispone de dinero o no, y si los regalos son tan necesarios como los comercios nos hacen ver.

Tanto en las fechas navideñas como durante el resto del año, debemos dejar de lado nuestro corazón y dejar actuar a la cabeza para hacer unas compras más responsables, aunque con toda la avalancha publicitaria y la apertura de comercios en días festivos nos lo pongan muy difícil.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón