Un bien necesario y escaso

 

Cerca de 884 millones de personas en el mundo carecen de acceso a agua potable

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

El agua es un bien necesario y escaso. En pleno siglo XXI, cerca de 880 millones de habitantes del planeta no disponen de acceso a agua potable. Por ese motivo, el pasado 22 de marzo se conmemoró el Día Mundial del Agua, una cita para hacer reflexionar a la población mundial sobre la escasez de este recurso natural y la necesidad de usarlo de forma eficiente.

María Jesús Cajal, coordinadora de la Alianza por el Agua, una iniciativa que trabaja para aumentar la cobertura de acceso a agua potable y saneamiento en Centroamérica, explica que actualmente "existen en el mundo 884 millones de personas sin acceso a agua potable y otros 2.600 millones sin servicios de saneamiento básico". El saneamiento básico hace referencia a la disponibilidad de inodoros, de sistemas de tratamiento de aguas residuales y a la recogida de basuras, y es fundamental para prevenir la aparición de enfermedades como la diarrea o el cólera. María Jesús Cajal recuerda que, "según Naciones Unidas, cada año fallecen aproximadamente 1,5 millones de niños menores de cinco años y se pierden 443 millones de días lectivos a causa de enfermedades que tienen su origen en la mala calidad del agua".

Sin embargo, en los últimos años se han producido importantes avances en el ámbito del acceso al agua. "Los gobiernos están realizando importantes esfuerzos por dotar de agua a sus poblaciones, y la cooperación internacional también esta dando respuesta a esta necesidad", explica la coordinadora de este proyecto solidario que tiene su secretariado en la Fundación Ecología y Desarrollo de Zaragoza. Uno de los hitos en el camino hacia la universalización de los servicios de agua y saneamiento tuvo lugar el pasado 28 de julio del 2010, cuando Naciones Unidas los reconoció como un Derecho Humano, igual que la salud o la educación.

LA CRISIS DEL RECURSO HÍDRICO Seguramente estos días habréis oído hablar de la crisis del agua. Pero, ¿qué quiere decir esto?, ¿se está acabando el agua del planeta? Según María Jesús Cajal, se trata de una crisis relacionada con la mala gestión del recurso hídrico. "En el mundo hay agua suficiente, pero el problema es que no llega a todo el mundo. En distintas zonas del globo, debido a la climatología, hay una mayor escasez de agua, pero también se da la paradoja de países con abundante agua, que también tienen escasez porque esta no se distribuye de forma equitativa", comenta la coordinadora.

Un ejemplo de esta situación lo encontramos en Centroamérica, donde la Alianza por el Agua lleva a cabo sus proyectos de cooperación y otras actividades de formación y sensibilización. En esta región, con una extensión y población similar a la de España, una de cada tres personas carece de acceso a agua potable y más de la mitad de la población no cuenta con servicios de saneamiento básico. Tal y como explica María Jesús Cajal, según la OMS y Unicef, existe una gran diferencia en las coberturas de agua potable y saneamiento entre las ciudades y las zonas rurales en los países centroamericanos. "En Nicaragua y El Salvador, el acceso a agua corriente --no necesariamente potable-- en las zonas rurales es del 27% y el 38%, respectivamente".

Para la coordinadora de la Alianza, se trata de unos datos "alarmantes", que significan que "el resto de las personas tienen que ir diariamente a recoger agua a fuentes o pozos alejados de los lugares en los que viven". Esta situación no es tan grave en todos los países centroamericanos. "En Costa Rica, la cobertura de agua corriente en zonas rurales se sitúa en el 95% de la población", apunta.

Cuando se habla de acceso a agua potable es inevitable hablar de saneamiento básico. En general, todos los países del mundo en desarrollo presentan unos porcentajes inferiores de acceso a estos servicios que a los de agua potable. "En Honduras y en Nicaragua, un 30% de la población rural no dispone de inodoros en sus casas, lo que quiere decir que tienen que hacer sus necesidades al aire libre, con graves consecuencias para su salud", comenta María Jesús Cajal.

El acceso universal a estos servicios tan necesarios pasa, según la especialista, por eliminar las desigualdades que existen en torno a la disponibilidad. "En estos países, las administraciones que tienen la competencia del agua no ofrecen el servicio, por tanto, los habitantes deben buscar soluciones individuales que, obviamente, son más caras". Por ello, es importante que los ciudadanos de los países más ricos hagamos un uso eficiente del recurso y seamos solidarios con aquellos que no lo tienen. María Jesús Cajal aconseja que "es necesario tomar conciencia de que sin agua no hay futuro para la humanidad y de que todos debemos proteger el agua y colaborar en acciones que ayuden a disminuir este tipo de desigualdades".

Visita: www.alianzaporleagua.org y www.ecodes.org

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón