Las rutas de la memoria

 

Alumnos de bachillerato visitan la ciudad francesa de Olorón dentro de un programa de intercambios relacionado con el exilio republicano

Alumnos IES Pedro Cerrada y Andalán

Un grupo de 36 alumnos de 2° de Bachillerato de los IES Pedro Cerrada, de Utebo, y Andalán, de Zaragoza, visitaron los días 3 y 4 de marzo la ciudad de Olorón dentro de un programa de intercambios transfronterizos cuyo objetivo es analizar sucesos relacionados con el exilio de los republicanos. El tema está relacionado con la asignatura Historia de España de 2° de Bachillerato.

La actividad estaba organizada por la Asociación del Béarn Tierras de Memoria y de Lucha, y no sólo nos permitió ver los escenarios de la historia sino, lo más importante, según la opinión de nuestros alumnos, conocer los testimonios del exilio republicano.

De esta forma, visitamos la Casa del Patrimonio, la estación de ferrocarril de Olorón, donde habían montado una exposición fotográfica para nuestros alumnos. En ella se podía ver cómo llegaron los republicanos españoles y cómo partieron de ella los judíos camino hacia los campos de exterminio.

El segundo día visitamos el Campo de Concentración de Gurs, donde estuvieron recluidos todas las categorías de indeseables del periodo: republicanos españoles, voluntarios de las Brigadas Internacionales que huían del régimen nazi, los comunistas franceses, los gitanos, los judíos e incluso algunos resistentes franceses. En total, más de 60.000 hombres, mujeres y niños. Por la tarde, en Buziet, fuimos recibidos por el alcalde, que explicó la masacre ocurrida en ese lugar, cuando los nazis que tenían ocupado el pueblo asesinaron a un grupo de guerrilleros españoles y dos francesas que luchaban por la liberación de Francia. Posteriormente proyectaron el documental Guerrilleros de Jean Ortiz, dedicado a los españoles que lucharon en la Resistencia.

Este viaje ha permitido a los jóvenes construir una memoria común a partir de lazos históricos apoyándose en las huellas vivas del exilio republicano. Transmitir, compartir y educar en los valores de la tolerancia y solidaridad entre los diferentes pueblos y naciones son los objetivos, según lo que los propios alumnos manifiestan, que se han alcanzado con la actividad que reseñamos.

Según explica la alumna de Bachillerato María José Cano sobre su estancia en Olorón, "hay algo que jamás podremos repetir por muchas más veces que volvamos a esa ciudad. Son los testimonios que compartieron con nosotros personas que vivieron en primera persona el tema del exilio español en Francia".

También a Ana Sabater le han impactado las historias narradas por sus anfitriones, y por eso cree que "no debe permitirse que se obvie el recibimiento que tuvieron los 500.000 españoles que emprendieron el éxodo hacia Francia. Allí, en su modelo de democracia, se encontraron acorralados en las playas de Rosellón y posteriormente en los campos de concentración y trabajo forzoso. A pesar de ello, no dudaron en unirse a la resistencia y luchar por una Francia democrática, manifestando de nuevo de su ideal internacionalista ".

Por su parte, Patricia Martínez asegura que "no podría elegir un único momento de todo el viaje, porque cada paisaje, cada historia y cada recuerdo que Raymond y los demás compañeros franceses compartían con nosotros, pasaba a ser nuestro propio recuerdo".

Según Javier Latorre, lo que los franceses les han transmitido son "los valores de la II República, por los que tanto se luchó en su día, que se siguen defendiendo para que no se pierdan". Para la alumna Andrea Aguilar, este viaje ha sido una experiencia que le gustaría compartir con más gente, que "quizás sólo tenga una mínima idea" de lo que les han enseñado en estos días.

Una experiencia "impactante" fue, según Sara Baquero, la visita al Campo de Concentración de Gurs. "Pisas el mismo suelo, respiras el mismo aire, visitas el cementerio y piensas que todo esto no está o se encuentra tan lejos de tí como pensabas", explica la estudiante. Lo mismo le sucedió a Sandra Sampériz: "Yo, por un momento, me puse en el lugar de todos ellos, y sentía escalofríos por el cuerpo cuando pensaba en las condiciones en las que les tocaba vivir. Y entonces entendía la necesidad de los valores de libertad y democracia que deseaban y por los que luchaban".

Para Eduardo Jarque, la lucha por esos valores "hizo sobrevivir y mantener unidos a los exiliados, que aun viviendo penurias seguían defendiendo sus ideales". Vanesa Rodríguez afirma que ha aprendido una lección que no olvidará: "Esas imágenes de la llegada de los republicanos a Olorón, las fotos del campo de Gurs, las barracas o el cementerio, que representan aún hoy el recuerdo de sucesos que no se deben repetir".

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Hablan los centros

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón