El patio de mi casa

 

Carolina Ferrer Celma, IES Juan de Lanuza (Borja)

Me gustan mis cosas, me gusta que mamá peine mis rizos y me ponga un bonito vestido cada mañana, me gusta ver sonreír a mamá. Me gusta jugar en el jardín de mi casa sentada con mi muñeca alrededor de una mesita con mi nuevo juego de té. Me lo ha regalado el señor que viene cada mañana, cuando papá se va de casa, y pasa horas acompañando a mi mamá.

No sé para qué viene, pero siempre me hace regalos bonitos, y además, mamá solo sonríe cuando está él. "No le digas nada a tu padre", me dice ella. A papá nunca le digo nada del señor, pero no puedo evitar enseñarle los regalos que tanto me gustan. Además, es el único momento del día en que papá me presta atención. Dice, mirando el regalo y tratando de analizarlo: "¡Qué bonito!, ¿quién te o ha regalado?".

Y yo siempre contesto cosas así como "estaba tirado por el jardín" o "me lo habrá dejado mi muñeca", y papá se pone serio. Dando saltos me voy a jugar a mi precioso jardín con mi preciosa muñeca y mis regalos. Dentro de casa se oye una discusión; son papá y mamá.

Papá está enfadado y mamá está llorando, pero no estoy triste; porque mañana, cuando se vaya papá, mamá me sonreirá, me pondrá limpia y guapa y cuando suene el timbre me dirá nerviosa: "Corre, corre, ve al jardín". Me sentaré en la hierba junto a mi muñeca a esperar, mientras detrás de la puerta se esconden mis regalos.

Suena el timbre. Qué raro, esta vez el que llama a la puerta es papá, y mamá no sonríe. "Creo que no hay regalos", le digo a la muñeca, y me voy dando saltos por la hierba de mi jardín, con mi vestido, mis rizos y mi muñeca a esperar a que papá se marche de nuevo, nuestros regalos llamen a la puerta, y mamá sonría.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón