Aventuras y suspense

 

Sylvia Sancho Ballesta, IES Juan de Lanuza de Borja

--¡Cómo echo de menos los viejos tiempos! --suspiró Aventuras mientras miraba a los niños teclear en el ordenador.

--Ya nadie se acuerda de nosotros, y eso que llevamos aquí desde que se abrió la biblioteca --recordó Suspense que también miró donde estaban los niños.

--Mira, Suspense --dijo muy serio Aventuras--. Creo que tendríamos que hacer algo para llamar su atención, la verdad es que los veo como hipnotizados mirando esas pantallas.

--¿Y qué quieres que hagamos, viejo amigo? --contestó Suspense sin dejar de mirar a los niños.

--Bueno, podríamos recordarles lo divertido que es meterse dentro de nuestras páginas, mientras pasan mil y una aventuras o se les pone un nudo en la garganta mientras se preguntan qué pasara al cambiar de página --afirmó Aventuras con rotundidad.

--Creo que los tiempos están cambiando; esos cacharros lo hacen todo más deprisa, más resumido y más espectacular. (Suspense resopló y el polvo de sus paginas voló creando una nube a su alrededor).

--¿Sabes? Lo peor de todo --continuó Suspense-- es que están robando su imaginación; ya no son piratas, ni investigan un crimen. ¿Para qué? Esos videojuegos lo hacen todo por ellos, no les hace falta imaginar, todo se lo dan hecho.

--No te pongas tan triste, Suspense, tal vez todavía queden niños a los que les guste bucear dentro de las páginas de un libro en vez de navegar con el ordenador --dijo Aventuras--. Colocados en sus estanterías, Aventuras y Suspense esperan que un día los niños entren a la biblioteca y se acuerden de buscar en ellos historias mágicas, romances, suspense y grandes aventuras, dejando volar la imaginación entre sus páginas.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón