¿Por qué nos gusta tanto?

 

Internet ha evolucionado y cambiado la manera que tenemos de relacionarnos

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

"Internet ya no es sólo información. Internet son experiencias, de personas conectadas, que comparten información relevante para ellos". Así explica Sebastián Muriel, vicepresidente de Tuenti, cómo las redes sociales han revolucionado el ámbito de Internet. Un 10% de las personas que se conectan a la red de redes lo hace sólo para utilizar estas herramientas. Las redes sociales nos gustan, ¿pero por qué?.

Para Sebastián Muriel, las personas que se conectan a una red social buscan "experiencias y contenidos relevantes". Asegura que este es un espacio que permite "la comunicación con la gente que más significa para nosotros y donde todas nuestras necesidades de comunicación se pueden ver satisfechas". Las cifras de Tuenti hablan por sí mismas. Solo en la red social española, cada día se suben 2,4 millones de fotos y se visualizan más de 6 millones de videos.

Según el vicepresidente, "al contrario que en otras innovaciones, no solo hay un cambio tecnológico, sino que también hay un auténtico cambio sociológico derivado del uso de las tecnologías y de Internet". En este cambio tenéis mucho que ver vosotros, los estudiantes. "Los jóvenes son los usuarios más activos e intensos, y han modificado su forma de relación y de comunicación", indica Muriel.

Fernando Sopeséns, médico psiquiatra de la Asociación Aragonesa Pro Salud Mental (ASAPME) y experto en redes sociales y adolescentes, está de acuerdo en señalar que las redes sociales son "una nueva forma de relacionarse, una nueva forma de interacción con los demás y de estar cerca de los que queremos". Según Sopeséns, el movimiento de las redes sociales está in crescendo. "Su uso crece más rápido que el de internet, aunque por otro lado se ha demostrado que solo nos relacionamos con el 6% de todos los que llamamos amigos", explica el especialista, que incide en que este tipo de comunicación es muy útil cuando ya hay amistades preexistentes, es decir, cuando uno ya tiene una red física con la que se relaciona a nivel personal.

Existen experimentos psicológicos y sociológicos que explican por qué nos gustan tanto las redes sociales. Por ejemplo, en un principio se pensaba que relacionarse de manera superficial con muchos contactos era perjudicial, pero hoy se está viendo que, para ciertas personas, es muy beneficioso tener muchos puntos de relación. Otro ejemplo es la pertenencia a un grupo. Aunque sea a través de las redes, da la oportunidad y la sensación de sentirse más querido.

Gracias a la red, podemos superar nuestra timidez, expresarnos mejor y crecer en autoestima, pero también podemos tratarnos mal o acosar a los compañeros. "Todas las interacciones que hay a nivel personal se trasladan al ordenador, y ahí se amplifican", dice Sopeséns. A nivel colectivo sucede algo parecido. "Es evidente que hoy en día las redes sociales están teniendo un efecto mariposa; lo que pasa en la sociedad tiene una repercusión prácticamente a nivel mundial".

Sin embargo, el especialista advierte de los riesgos que conlleva vivir muchas horas pendiente del ordenador. "Hay gente que invierte muchísimo tiempo en una labor que no repercute positivamente en su beneficio personal ni en su personalidad", lo que puede derivar en problemas de salud mental.

Sebastián Muriel explica que Tuenti cuenta con un nivel de engagement de los más altos del mundo. Cada usuario dedica de media 80 minutos al día a estar conectado a la red. "Hay que tener en cuenta --detalla el responsable-- que nuestros usuarios han replicado su grupo social de gente más cercana en la red, y por eso utilizan Tuenti contínuamente, para estar al tanto de lo que ocurre en su círculo más próximo".

En opinión del psiquiatra Fernando Sopeséns, "hoy por hoy, la cercanía, el contacto físico o el poder disponer de un tiempo para hablar de los problemas de una persona, no está superado por nada; y la relación a través de una máquina, como es el ordenador, no deja de poner en medio un obstáculo".

Fernando Sopeséns confía en que vaya dándose paso a una buena utilización y a una utilización con mesura de estas herramientas. "Este buen uso depende de las personas, y las personas vamos evolucionando con la sociedad y con el tipo de relaciones que mantenemos", dice el psiquiatra. "Lo que es evidente es que no sabemos vivir sin móvil y sin ordenador. Internet es una herramienta maravillosa, siempre y cuando se utilice bien", recuerda.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón