Ellos nunca lo harían

 

Lidia Tres Gimeno, IES Juan de Lanuza de Borja

Soy Martina, una niña de seis años normal y corriente. Os presento a mi perrito Fufú. Me lo han traído los Reyes Magos y es el mejor regalo del mundo. Estoy muy feliz, pero creo que mis papás no lo están tanto porque cuchichean cuando me doy la vuelta y miran a mi Fufú de forma rara. El otro día mi mamá se enfadó mucho porque Fufú se hizo un mar de pipí en la alfombra del salón. Entonces mi mamá dijo algo que me dejó preocupada: "Un día de estos te vas a perder por la calle".

Hoy mi papá también me ha dejado con la mosca detrás de la oreja. Resulta que nos vamos a ir de vacaciones en Semana Santa y le ha estado preguntando a mi mamá que qué vamos a hacer con Fufú. Mi mamá ha vuelto a decir eso de "igual se puede perder".

Ellos se piensan que no me entero de nada pero yo sé que muchos papás, cuando llega el verano, hacen desaparecer a los perritos de los niños como yo. Les dicen que el perrito se ha escapado porque estaba la puerta abierta o que se ha ido al cielo porque se ha puesto muy malito de repente.

Me parece que voy entendiendo lo que eso significa. Yo creo que es que los papás, cuando se hartan de los perritos porque se hacen pis, porque muerden los muebles, y porque se comen la alfombra como si fuera una rica galleta, los meten en su coche, les dan un largo paseo, les abren la puerta, les dicen adiós y los dejan allí solos.

Creo que esa es la idea que llevan mis papás, pero no se van a salir con la suya. Esta noche voy a preparar a mi Fufú, voy a prepararme mi maletita rosa de viaje y les voy a dar una lección. Mi Fufú y yo los vamos a abandonar a ellos. Se van a enterar de lo triste que se tiene que sentir un perrito cuando lo dejan por allí tirado, solo, indefenso y muerto de miedo.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón