Memoria del curso AVE para tutores expertos

 

Françoise Ibáñez Anadón, IES Valle del Guadalope d

Me llamo Françoise Ibáñez Anadón, profesora de francés del IES Valle del Guadalope de Calanda. Completo mi horario con español para inmigrantes y tutoría de acogida. Empecé el curso pasado con tres horas de español a la semana y un grupo de seis alumnos ±tres hermanos marroquíes, un alumno polaco y dos alumnas rumanas. Al contar con el aula de informática, pude dedicarle una hora al programa AVE. Al principio buscaba en el programa actividades que pudieran reforzar los contenidos vistos en clase. Una vez que asistí al curso de AVE organizado por el Carei, matriculé a mis alumnos en los niveles B1 y A2.

En cuanto al programa AVE en sí, a pesar de que creo que no está concebido para nuestros alumnos inmigrantes sino más bien para «alumnos adultos europeos», y esto se ve en determinadas actividades, tanto culturales como lingüísticas referidas a países latinoamericanos que quedan un poco lejos de los intereses de nuestros alumnos, es muy interesante y abarca un abanico de actividades tan extenso: sesiones de las lecciones, actividades complementarias, ejercicios de fonética, test de evaluación, etc., que es difícil conseguir que los alumnos sigan con cierta normalidad el desarrollo de las diferentes actividades (a veces tengo la sensación de que se pierden).

Otra de las dificultades que encuentro es que a veces los alumnos se olvidan de grabar las actividades con lo cual no quedan registradas; o bien se olvidan de la actividad en la que se habían quedado la semana anterior.

También la evaluación creo que debería modificarse e incluso que, al finalizar cada actividad el alumno supiera, por ejemplo por medio de porcentajes, el número de aciertos o errores.

Pedí a mis alumnos que escribieran lo que pensaban del programa AVE y las opiniones fueron diversas. Adelina, una alumna rumana de 13 años que lleva uno en España, asegura que le gusta el curso del AVE porque aprende muchas palabras y cree que «es muy divertido».

Según el estudiante de origen marroquí de 15 años, Brahim, que lleva dos en España, el programa AVE del Instituto Cervantes sirve para aprender «muchas cosas». «Me gusta mucho», dice. Con dos años y medio de estancia en nuestro país, Ghizlane, de 16 años y de Marruecos, explica: «Me gusta el AVE por que los ejercicios son muy fáciles». Óscar, de 13 años y llegado de Polonia hace cinco meses, del pueblo Myslowice, define el AVE, como «un programa que me ayuda para aprender el idioma».

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Artículos publicados

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón