Crucero por el Mediterráneo

 

Este verano, me fui de crucero con mis padres, mi hermano y mis tíos. Salimos de Barcelona y estuvimos ocho días en el mar. Visitamos ciudades como Mónaco, Roma, Florencia, Nápoles y Túnez. Cumplidos ya cinco días desde que embarcamos, llegamos a Túnez, la única ciudad islámica del recorrido que era muy diferente al resto de los lugares que habíamos conocido. Las casas eran bajitas, normalmente unifamiliares, hacía un calor insoportable y el cansancio acumulado del viaje no nos dejaba disfrutar tanto de esta magnífica ciudad.

Lo primero que vimos nada mas bajar del trasatlántico, fueron unas personas que daban viajes en camello, se aprovechaban de nosotros, ya que nos ponían el precio en euros y muy caro para sacar la mayor cantidad de dinero.

La experiencia más emocionante del viaje ocurrió cuando llegamos al centro de una ciudad de Túnez, donde toda la gente intentaba hacerse con los precios más bajos, regateando, aunque al final siempre salen ganando ellos, porque como los pasajeros del crucero siempre visitaban los mismos lugares, los vendedores cobraban los precios para ganar lo máximo posible y lo que más me llamó la atención fue ver a chicos más pequeños que yo trabajando vendiendo en la calle.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón