Diario de un inmigrante

 

Javier Sebastián, 4º ESO La Salle Montemolín

20 de agosto de 2011. La noche del desierto es hermosa. Y hoy más que nunca, ha sido además nuestra aliada. Amparados en la oscuridad, y con la ayuda inestimable de mi amigo Karim, nos dirigimos a España en un barco no muy lustroso, pero que parece seguro, de momento, para llegar a Canarias. La misión ha sido un éxito, pero sé que muy pronto entraremos de nuevo en acción.

21 de agosto de 2011. La llegada a España ha sido ajetreada. Hemos llegado en plena noche cerrada y hemos sido recibidos en una costa apartada por mi amigo de la infancia, BahŒr, y mi hermano, Tayyeb. Nada más llegar me he percatado de la magnitud de nuestra misión y ya cuando la adrenalina generada en el viaje se disipó, me di cuenta del frío que tenía. Esta noche nos alojamos, Karim y yo, en casa de mi hermano.

22 de agosto de 2011. Una sensación extraña invade mi cuerpo. No soy nadie, no existo en este país. Estoy muy cansado, pero me siento más orgulloso que nunca, y dispuesto a ganarme la vida en España.

23 de agosto de 2011. Mi hermano Tayyeb me ha iniciado en el arte de la venta en la calle. Se me da bien y ya me he hecho un hueco entre los vendedores.

24 de agosto de 2011. Se acabó. Me han cogido. No me di cuenta y ya estaba en comisaría. Estoy destrozado. La vida en África es muy dura y ahora voy a tener que volver; presiento que mi nueva vida en España toca a su fin. Sólo me queda el consuelo de que mis amigos y mi hermano, todavía siguen a salvo en España. Espero que no se confíen.
 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón