La historia de Javi

 

Laura García Garza, 4º ESO La Salle Montemolín

Esta historia me la contó un amigo hace mucho tiempo. Mi amigo se llamaba Javi, con él he pasado muchos momentos de mi niñez. Es un chico alto, fuerte y muy activo, nunca se estaba quieto. A él le gustaba andar y dar largos paseos por la montaña. La anécdota que voy a narrar nunca se la hemos contado a nadie ni él ni yo, pues pensamos que sería mejor que nadie lo supiese.

Un día decidimos caminar hacia el cementerio de nuestro pueblo, era un lugar pequeño y tapiado. Las plantas estaban secas, apenas habían crecido. Las verjas estaban oxidadas y, cuando el viento soplaba, chirriaban.

Al ver el cementerio, Javi me propuso volver cuando fuera de noche, a eso de las doce. Yo, sin temer a nada, acepté. Al principio Javi me dijo que no era buena idea y que prefería abandonar la apuesta, pero yo insistí y al final casi le obligué a ir.

Los dos íbamos asustados, veíamos imágenes por todos lados, oíamos ruidos extraños y lo peor, cada vez nos alejábamos más del pueblo, y la luz disminuía por momentos.

De repente, se posó algo encima de nosotros. Tenía forma de plato gigante, corrimos y nos seguía a una velocidad increíble. A los segundos desapareció en el cielo como si se hubiera esfumado. Siempre hemos tenido la incógnita de saber qué podía ser eso que vimos aquella noche, ¿vida extraterrestre quizás?

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón