Anne y el sofá del tiempo

 

Teresa Blanco Abelló, 4º ESO La Salle Montemolín

Anne estaba sentada en las escaleras de la entrada principal de su nueva casa. No sabía qué hacer, el jueves anterior ella y sus padres se habían mudado a una nueva casa en una pequeña ciudad del centro de Australia, y todavía no había hecho amigos en el barrio.

Recorrió todas las habitaciones desde una punta a la otra del pasillo de la primera planta buscando algo que hacer, luego subió al desván a ver si encontraba ropas viejas para disfrazarse y entretenerse un rato. Allí, vio una puerta que no había visto antes y cuando fue a abrirla, se encontró que estaba cerrada con llave, por lo que decidió preguntar a sus padres por qué no estaba abierta.

Sus padres, Carol y Lewis, se mostraron dubitativos ante la pregunta de Anne, no querían que su hija entrase en esa habitación porque dentro había un sofá del que se decía que era mágico que te trasladaba en el tiempo. Tenían miedo a perderla; por eso le contaron una extraña historia para atemorizarla y que no entrase. Finalmente le dijeron que detrás de esa puerta había una pequeña habitación con un espejo en la pared izquierda y un viejo sofá de color verde enfrente. Pero, Anne era muy valiente y nada le iba a impedir entrar en la habitación. Al día siguiente, mientras jugaba en el jardín encontró una vieja y oxidada llave detrás de unos arbustos, y decidió probar a ver si habría la puerta del desván. Tuvo mucha suerte y pudo abrirla. Cuando estuvo dentro, a Anne la habitación le pareció un poco extraña, estaba llena de telarañas y muy oscura, solo entraba un poco de luz a través de un pequeño ventanuco que había en un rincón. Vio en el suelo una vieja carta, y con mucha curiosidad la abrió y la leyó detenidamente. Se sorprendió mucho cuando leyó que el sofá era una máquina que viajaba a través del tiempo, y pensó que podía ser divertido ver cómo vivían en el pasado, tal y como había estudiado en clase de historia. Se sentó en el sofá y dijo: 'Deseo trasladarme al año 1492'.

Quería vivir la experiencia del descubrimiento de un nuevo continente con Cristóbal Colón. Cuando quiso volver a su tiempo tenía que contar hasta tres con los ojos cerrados, pero como el sofá llevaba mucho tiempo sin utilizarse, no respondía bien a las órdenes que se le daban, así que en lugar de devolverla al año 2011, la llevó al año 1102. Así estuvo varias veces intentando volver en el tiempo, pero Anne sigue aún viajando por los diferentes lugares del mundo y de las épocas.
 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón