Historias cotidianas

 

Jorge Aznar Abós, 4º ESO La Salle Montemolín

Eran las tres de la mañana y no conseguía dormir. Tenía mucho calor y llevaba un buen rato sin parar de dar vueltas en la cama. Entraba un poco de luz por la ventana, así que me levanté a bajar la persiana. De repente, al echarme otra vez a la cama, oí unos golpes, pero no hice caso. Fui a la cocina, me bebí un vaso de agua y me puse a ver la tele. Al principio, no podía ver ningún canal, todos aparecían sin señal hasta que unas letras aparecieron en la pantalla: 'No escaparás'. Me empecé a asustar, así que me puse el ordenador y no se encendía, las luces no iban y los golpes en mi ventana seguían sonando. Me fui otra vez a la cama.

Estaba cansado y un poco asustado, pero abrí la ventana y tras ella había un hombre enmascarado que entró en mi cuarto golpeándome; mis padres se despertaron y vinieron a mi habitación. El enmascarado cogió a mi hermano por el cuello y entonces fui corriendo por sus espaldas y le di un golpe en la cabeza, este cayó largo al suelo y mi hermano logró deshacerse de él. Llamamos a la policía y a los diez minutos ya estaban metiendo al delincuente en el furgón. Había sido una noche movida, así que nos fuimos a dormir otra vez y en mi cama había una mancha de sangre y una nota que decía:

"Mañana a la misma hora volveré".

Al día siguiente me desperté sudando; todo había sido un sueño y me hizo pasar un mal rato junto a mi familia.
 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón