El libro en la era digital

 

Su uso es aun muy reducido pero el ebook ya convive con los libros en papel

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

Desde la aparición de los PC, los ordenadores portátiles y las PDA, cualquier dispositivo electrónico ha podido ser utilizado para leer textos. Sin embargo, en los últimos años han aparecido dispositivos cuya función es única y exclusivamente la lectura de libros completos. Los ebook emulan al libro de papel tradicional y apuestan por la movilidad y autonomía gracias a un bajo consumo de energía --solo gastan batería cuando se pasa de página--. Para lograr el efecto papel se ha desarrollado una tecnología conocida como tinta electrónica que simula el aspecto de las hojas de papel debido a la ausencia de iluminación propia y al alto contraste de la pantalla, algo que no consiguen las tabletas, los ordenadores o los teléfonos móviles.

Sin embargo, por mucho que se asemeje a su antecesor, un libro electrónico o ebook no es lo mismo que un libro de papel. Su impacto en la sociedad y en la oferta de las editoriales es todavía muy reducido. César Muñío, miembro de la Comisión de Nuevas Tecnologías de la Federación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (FEGAL), nos explica cuáles son las ventajas e inconvenientes de los ebook y hacia donde se dirige ahora el mundo de la literatura en Internet.

Muñío destaca como principales ventajas del libro electrónico "la legibilidad y capacidad de los dispositivos de almacenamiento". En un ebook pueden llegar a almacenarse actualmente hasta 2.000 títulos, cifra que irá en aumento con la mejora de la tecnología disponible. Otro de los elementos que hacen más atractivas las versiones electrónicas de los libros es la posibilidad de establecer hipertextos. Si el ebook tiene conexión a internet, podemos pinchar sobre la palabra, hecho o concepto que desconozcamos y consultar información sobre ella en la red. "Quizá sea menos indicado para lo que es la literatura, y revolucionario en cuanto a los libros de información y divulgativos", indica el librero.

Pero el ebook también presenta algunos inconvenientes con respecto a los libros de papel. La principal es su accesibilidad. "Existe un riesgo tremendo si te lo llevas al campo o a la playa, porque puedes tener problemas con la conexión a Internet", dice Muñío. En los casos en los que el dispositivo no cuenta con acceso a la red, pueden surgir otros problemas. "Por ejemplo, en las casas donde hay más de un lector se necesita más de un aparato, por lo que creemos que el precio tendría que abaratarse".

No obstante, las editoriales y fabricantes de dispositivos para la lectura digital están intentando solventar estos y otros problemas, como por ejemplo, el de la normalización de los formatos de lectura. Uno de los formatos más populares para la lectura de libros electrónicos es el PDF, pero existen otros, como el MOBI o el EPUB. Este último comienza a ser muy usado.

BOTONES PARA PASAR PÁGINA

Algunos expertos señalan que el libro electrónico hará que desaparezcan los libros tal y como conocemos. El cambiar de página con el dedo pasará a la historia, porque bastará con pulsar unos simples botones de avance y retroceso, y los marcapáginas se convertirán en piezas de museo. Sin embargo, todavía queda mucho para que esto suceda. Un estudio realizado por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez para el fomento de la lectura entre la población infantil y juvenil, señala que los niños de entre 6 y 10 años prefieren los libros de papel tradicional, frente al sector adolescente, que se decanta por el uso de las nuevas tecnologías.

César Muñío cree que "el libro electrónico no va a suplantar al otro, sino que van a coexistir, de la misma forma que han coexistido los libros y los videojuegos", y pone como ejemplo los discos de vinilo. "Todavía hay mucha gente que los sigue comprando, pese a existir otros formatos muchos más avanzados".

Uno de las mayores preocupaciones del mundo literario ante la aparición de los libros digitales es la pérdida de control comercial de la obra. En el momento que un libro está en internet, también se expone a ser pirateado. Para el librero zaragozano, en el caso de la literatura sería "todavía más gravoso" de lo que lo es para el mundo de la música y el cine. "Un cantante, aunque no venda cedés, puede dar conciertos y obtener un beneficio para seguir cantando y componiendo. Pero dudo que un autor se dedique a dar lecturas públicas de sus libros. Eso puede ser muy pernicioso y debería haber un control", resalta. Además, según explica Muñío, existe la idea equivocada de que si el libro pudiera descargarse gratis en Internet habría un aluvión de lectores. Pero según aclara el especialista, "esto no va a ser así".

El miembro de la CEGAL explica que ya se han llevado a cabo experiencias, como la venta de tarjetas con códigos para descargar libros en librerías, sin que por el momento se conozca el rumbo que va a tomar el mundo de la literatura en Internet. Lo que parece claro es que "el futuro de las librerías tradicionales pasa por leer en la nube", es decir, proporcionar lecturas on line sin necesidad de descargarte ningún contenido, con todos los problemas que eso supone. "El librero que quiera estar en lo más alto tendrá que tener una página web potente, en condiciones, con mucha información actualizada constantemente", avanza Muñío. Pase lo que pase, está claro que el futuro del libro es digital.
 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón