Atrapados por el alcohol

 

Casi el 80% de los jóvenes aragoneses de entre 14 y 15 años reconoce beber en la calle

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

Es más barato, no es garrafón y no te piden el carné para consumir. Estas son las principales razones con las que los adolescentes justifican su afición por el botellón, según un informe del Observatorio Español sobre Drogas. Salir con los amigos y tomar unas copas es la actividad que más practican los jóvenes españoles en sus momentos de ocio durante el fin de semana, de todas las edades y grupos sociales. El mismo informe revela que un 43% de los estudiantes de Secundaria beben habitualmente los fines de semana y que el botellón es la forma más común de hacerlo para los que tienen entre 14 y 15 años. Más de un 78% de los jóvenes aragoneses de esta edad reconoce que bebe en la calle.

El psicólogo Fernando Sopesens, experto en consumo de alcohol y adolescencia en Aragón, advierte de los riesgos que entraña la ingesta frecuente e intensa de cualquier tóxico a edades tan tempranas, como el deterioro progresivo de la persona y la posibilidad de desarrollar enfermedades. "Las más conocidas son la cirrosis hepática, las varices esofágicas y la hipertensión, así como patologías mentales tales como las polineuropatías, depresiones, trastornos de ansiedad, delirios, psicosis alcohólicas y la dependencia alcohólica acompañada del deterioro de la personalidad".

Sopesens considera que el alcohol "es uno de los mayores problemas sanitarios en nuestro país en sus diversas manifestaciones, que van desde el bebedor compulsivo al bebedor denominado social". En este último grupo se enmarcaría el fenómeno del botellón. Si os preguntaran por qué os gusta beber, más de la mitad diríais que por diversión, aunque también habría otros motivos: estar con los amigos, conocer gente nueva, relacionarse mejor, sentirse mayor o sentir que se pertenece a un grupo.

El psicólogo aragonés explica que "los jóvenes tienen en general una buena percepción de los riesgos que entraña beber y, sin embargo, lo hacen. En su actitud creo que pesan más las expectativas simbólicas e identitarias que el conocimiento de las amenazas". En cuanto a la afirmación de que muchos beben para divertirse, Sopesens indica que esto no es exactamente así: "Las cifras nos indican que los que más beben confiesan divertirse menos que los que beben de una forma más moderada y controlada".

Beber alcohol es algo socialmente aceptado en España. No obstante, el consumo de alcohol ha pasado de ser algo asociado a las comidas a hacerse de una forma desproporcionada y en la calle. "La borrachera termina por ser un fin en si misma", asegura el especialista. Para los jóvenes, el botellón se ha convertido en una "rito colectivo, una búsqueda de espacios de autonomía y libertad". De modo que, más allá de las ganas de divertirse, hay razones más profundas. "El botellón es una celebración masiva que permite a los jóvenes integrarse con sus iguales. Una parte de estos adolescentes en cuanto su evolución personal se lo permite, porque consiguen trabajo o se independizan, sustituyen el botellón por otras formas de beber".

Visita:
www.asapme.org (Asociación Aragonesa Pro Salud Mental)
www.pnsd.msc.es (Plan Nacional Sobre Drogas)
www.msps.es/alcoholJovenes (Alcohol y Jóvenes, Ministerio de Sanidad))

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón