El fin de ETA

 

La banda anuncia el cese definitivo de la violencia tras 50 años de terrorismo

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

La banda terrorista ETA anunció el pasado 20 de octubre "el cese definitivo de su actividad armada". Si estas palabras son ciertas, esta fecha pasará a la historia como el día en el que terminó el terrorismo en España. Han sido 53 años de atentados y secuestros, que dejan tras de sí 857 víctimas mortales. Sin embargo, el fin de ETA está todavía lejos y quedan muchos pasos por recorrer en el camino hacia la paz definitiva.

El profesor titular de Ciencia Política de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y experto en terrorismo, Rogelio Alonso, analiza con prudencia el comunicado hecho por ETA hace dos semanas. "La organización terrorista no se ha disuelto, sigue existiendo, y como dijeron en el pasado los principales dirigentes políticos de nuestro país, mientras ETA exista constituye una amenaza", explica el experto, que recuerda que ETA "ha defraudado expectativas en el pasado".

La banda terrorista nace en Bilbao el 31 de julio de 1959 bajo el nombre de ETA --Euskadi eta askatasuna-- que en euskera significa País Vasco y Libertad. Al principio era un grupo formado por estudiantes radicales que se definían como una "organización clandestina revolucionaria" que pretendía luchar contra la dictadura de Franco. ETA se convirtió pronto en una organización terrorista abertzale (independentista), que utiliza la lucha armada como método para obtener sus objetivos, fundamentalmente la independencia de lo que el nacionalismo vasco denomina Euskal Herria, de España y Francia.

Es en 1965 cuando ETA comienza su actividad terrorista con atracos y el cobro del denominado impuesto revolucionario, cantidades de dinero procedentes de la extorsión a empresarios. La primera víctima de ETA se produjo el 7 de junio de 1968 con la muerte del guardia civil José Pardines Arcay, el primero de una lista de 857 víctimas. Con el inicio de la democracia en España en 1978, ETA prosigue su actividad, que, lejos de relajarse, se intensifica alcanzando las cifras de muertos más siniestras en la década de los 80.

TREGUAS Y NEGOCIACIONES

Pese a decir que su lucha era contra el franquismo, ETA continúa matando en democracia porque, según Rogelio Alonso, "es una organización terrorista que ha perseguido la imposición de unos objetivos nacionalistas a través de la violencia. Es por eso por lo que continua su actividad, porque no acepta el sistema democrático".

Desde la llegada de la democracia a España, todos los partidos políticos españoles que han gobernado han buscado acuerdos, pactos y todas las vías políticas posibles para frenar el terrorismo de ETA. A finales de los años 70 se producen las primera negociaciones y contactos entre el gobierno español y la banda terrorista y, en febrero de 1981, ETA anuncia la que sería su primera tregua (intervalo de tiempo en el que deja de matar).

Cuando Rogelio Alonso dice al principio de este artículo que "ETA ha defraudado las expectativas en el pasado", hace referencia principalmente a las numerosas treguas y negociaciones mantenidas para alcanzar un acuerdo que ponga fin al terrorismo en España. A lo largo de su historia, ETA ha declarado ocho treguas (la de hace dos semanas sería la número 9). En el 2006, ETA anunciaba en un comunicada un "alto el fuego permanente" que rompió sin previo aviso el 30 de diciembre de ese año con un brutal atentado en la terminal 4 del Aeropuerto de Barajas, en el que perdieron la vida dos personas.

¿Pero qué diferencia el anuncio de hace un par de semanas con treguas anteriores? En primer lugar, ETA nunca ha mencionado en sus comunicados la frase "cese definitivo de la actividad armada". En segundo lugar, la banda terrorista siempre ha reclamado la intervención de mediadores internacionales para la resolución del conflicto. De ahí que el pasado 17 de octubre se celebrara en San Sebastián una Conferencia de Paz en la que participaron diplomáticos internacionales como Kofi Annan, ex secretario general de Naciones Unidas. En la conferencia, se reclamó a ETA "el fin definitivo" del terror. En tercer lugar, el anuncio del fin de la violencia se produce durante una tregua que ETA declaró en septiembre del 2010.

Para Rogelio Alonso, lo que se debe hacer a partir de ahora "es mantener una política antiterrorista de firmeza teniendo en cuenta que han sido las medidas policiales y judiciales las que han forzado a la organización a esta situación debido a la debilidad operativa". Sobre si estamos al principio del camino hacia la paz, Alonso cree que si ETA decide abandonar sus objetivos y desaparecer, se podrá hablar de la posibilidad de que llegue la paz. "La responsabilidad única y exclusiva recae sobre la organización terrorista, que es quien ha violado sistemáticamente los derechos humanos de los ciudadanos", afirma.

Visita:
www.elperiodico.com/es/eta-anuncia-fin-violencia.shtml
www.elpais.com/especial/eta

www.elmundo.es/eta

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón