Héctor Pérez Mena: Es más difícil vivir del deporte que de la música

 

Además de tocar el oboe en la orquesta Teatro Lírico de Zaragoza, este alumno de 1º de Bachillerato de Artes Escénicas del IES Pedro de Luna también practica y juega al waterpolo

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

--Tienes dos aficiones muy diferentes, el oboe y el waterpolo, ¿por qué escogiste cada una de ellas?

--Por un lado, empecé con la natación a los 3 años, y al cabo del tiempo me dijeron unos amigos que me apuntara a waterpolo. Me gustó y ya me quedé ahí. Por otra parte, mi afición por la música está más relacionada con mi padre, que es profesor del Conservatorio de Zaragoza y es algo que me gusta desde pequeño, así que me apunte al conservatorio y me cogieron.

--Debe ser complicado aprender a tocar el oboe...

--Todos los instrumentos tienen su dificultad. A lo largo de los años, con la práctica, se perfecciona. Llevo siete años tocando este instrumento; estoy ahora en 3° de Medio en el Conservatorio, pero ya desde pequeño he estado practicando música por mi padre.

--¿Cuánto practicas al día?

--Normalmente, si puedo sacar tiempo, una hora al día. Las tardes las suelo tener ocupadas por los entrenamientos y por las clases del conservatorio, aunque como estoy haciendo un bachillerato de artes escénicas, me convalidan algunas horas y por las mañanas me voy a estudiar al Conservatorio.

--Y en el agua, ¿qué tal te manejas?

--Bien. Llevo 5 años en el Escuela de Waterpolo de Zaragoza. Hemos participado dos años seguidos en los Campeonatos de España en Ceuta y jugamos los fines de semana.

--Tanto para la música como para el deporte acuático, se requieren habilidades muy diferentes entre sí, ¿qué te aporta cada una de tus aficiones?

--La música me aporta saber. Además, me permite tener más opciones de cara al futuro por poder dedicarme a ello, y me ayuda también a expresarme. El waterpolo me ayuda a mantenerme en forma.

--¿Y el fútbol te gusta?

--Me gusta verlo.

--Con tantas actividades extraescolares, ¿te resulta difícil sacar tiempo para estudiar?

--Si, bastante difícil. Por poner un ejemplo, mis compañeros de equipo entrenan cuatro días a la semana y yo solo puedo entrenar tres debido a las clases de conservatorio que tengo por las tardes.

--¿Cómo es para tí un día normal?

--Un día completo: instituto por la mañana, de ocho y cuarto a dos y cuarto; ir a entrenar, desde las cuatro hasta las seis y media de la tarde, y luego a las siete tener clase en el Conservatorio hasta las nueve.

--¿En el futuro te gustaría dedicarte a alguna de tus aficiones?

--Si, me gustaría más dedicarme a la música que al waterpolo, porque es más difícil vivir del deporte que de la música. En la música, puedes estudiar, sacarte tus oposiciones y si se puede, pues a trabajar. No me importaría ser profesor.

--¿Dónde o con quién te gustaría tocar algún día?

--Me gustaría estudiar aquí, aunque es complicado entrar a este Conservatorio Superior, o si no irme a Mallorca, donde hay un profesor muy bueno de oboe. Me gustaría mucho tocar en alguna gran orquesta de estas buenas, como la de Viena o Berlín, pero eso es mucho más difícil.

--¿Ahora tocas en alguna orquesta?

--Si, estoy de becario en la orquesta Teatro Lírico, que es la que representó el espectáculo Antología de la Zarzuela las pasadas Fiestas del Pilar en la Sala Mozart del Auditorio.


 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de La entrevista

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón