Las aventuras de Tintin en el cine

 

El famoso reportero regresa a la gran pantalla de la mano del director norteamericano Steven Spielberg

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

"Usted es el único capaz de adaptar a Tintín". Con estas palabras el célebre dibujante Georges Remi, más conocido como Hergé, encomendaba a Steven Spielberg la tarea de hacer una película sobre las aventuras del intrépido reportero belga, personaje que él mismo había creado en el año 1929. Era el año 1983 y Spielberg acababa de estrenar la película ET, El extraterrestre que lo había convertido, para muchos, en el rey del cine de Ciencia Ficción. Hergé fallecía ese mismo año a consecuencia de un cáncer, no sin antes rechazar la primera idea de Spielberg para la película por considerar que el guión estaba demasiado americanizado.

Casi 30 años después, el realizador norteamericano lleva a las pantallas de cine las aventuras de Tintín. En Tintín y el Secreto del Unicornio, el director de films como Parque Jurásico o Tiburón centrifuga partes de tres cómics originales de Hergé (El Secreto del Unicornio; su secuela, El Tesoro de Rackham El Rojo; y El Cangrejo de las Pinzas de Oro). El resultado es una historia de intrigas, aventuras y humor para los admiradores del reportero más famoso de la historia del cómic y accesible para aquellos que nunca hayáis oído hablar de Le Vintième siegle, el periódico belga en el que se dieron a conocer las primeras tiras de Tintín.

Sin embargo, el gran atractivo de esta nueva película es su producción. Han sido necesarios 30 años para que Steven Spielberg diera con la técnica más adecuada para llevar al cine a los personajes de Tintín, tal y como Hergé hubiera querido. Esta nueva técnica es la captura en digital de movimientos en 3D o mocap, que permite transformar en cómic a los actores, mostrando una nueva fotorrealidad. Para que os hagáis una idea, se trata de la misma técnica que Peter Jackson (productor de la película sobre Tintín) utilizó para dar vida a Gollum, el famoso personaje de El Señor de Los Anillos.

Así, el actor Jaimie Bell, que debutó en el cine en el año 2001 con su papel protagonista en Billy Elliot, da vida a Tintín, y Andy Serkis, el actor que interpretó a Gollum en las entregas de El Señor de los Anillos, se mete esta vez en la piel del Capitán Haddock, mejor amigo del reportero. Tampoco faltahn Milú, mascota e inseparable compañero del intrépido periodista, detective y explorador; ni Hernández y Fernández, dos agentes de la policía secreta de idéntico aspecto que resultan ser algo incompetentes en las misiones que se les asigna.

Gracias a la técnica del mocap, Spielberg logra que los personajes de dibujo expresen sus emociones de una forma precisa, al igual que hacen los actores de carne y hueso. La falta de expresividad de los personajes en el primer borrador de la película que Spielberg presentó a Hergé fue una de las razones por las que éste rechazó aquella primera adaptación cinematográfica, ya que consideraba que no guardaba la esencia de su querido personaje.

Tintín y El Secreto del Unicornio es una película que gustará a los seguidores del cómic, a los nostálgicos, a los amantes del cine de aventuras y a todos los que queráis pasar un buen rato. En ella investiga el hundimiento de un barco llamado Unicornio y la posterior caída en desgracia de la familia Hadoque, propietaria del buque en tiempos del siglo XVIII. Sin embargo, él no será el único que lo hace; un gran misterio se esconde detrás de todo esto.

Aunque Tintín mantiene la esencia de su creador original, Spielberg lo acerca a su terreno. Algunos de las escenas de la película recuerdan a otros filmes del director estadounidense, especialmente a las de la saga Indiana Jones que protagonizó en su día Harrison Ford.

Steven Spielberg conoció a Tintín muy tarde. Al contrario que muchos jóvenes europeos, el director no leyó un cómic del famoso reportero hasta los 35 años. Fue en 1981, justo después de haber logrado el éxito de taquilla con Indiana Jones en busca del Arca Perdida, cuando un periodista francés le comentó que Indiana Jones tenía rasgos de Tintín. A lo que el contestó: "¿Tintín? ¿Quién es Tintín?".

Spielberg comenzó entonces su idilio con el famoso personaje de cómic; leyó toda la serie de aventuras de Hergé y fue a visitarlo para comprarle los derechos de Tintín. El director y productor quería ser el primero en hacer una película que contara con el visto bueno del dibujante belga, ya que las anteriores aventuras cinematografícas de Tintín realizadas en los años 60 no habían cumplido con las expectativas del autor. Spielberg consiguió los derechos pero ha tenido que esperar 30 años para ver su historia materializada en las salas de cine.

Visita: www.tintin.com y www.museeherge.com

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón