Desaparecido

 

Carolina Ferrer Celma, 2º Bachillerato IES Juan de Lanuza (Borja)

Las tres de la mañana en el bar de siempre, y con tanto alcohol en sangre que podría hacer con sus cuerpos una destilería.

Aparentemente, no hay nada que diferencie esa noche de la anterior; todos beben contando las hazañas de sus tiempos jóvenes, cuando salían a bailar en busca de alguna mujer, cuando aún no conocían la cruda vida. Recuerdan entre risas aquel pasado desgastado porque saben que es la única forma de recuperarlo. Lo hacen con un gesto amargo dibujado en sus caras, arrugadas por el paso incesante de los años.

Él ya está muy lejos, con un brazo apoyado en la barra mira el vaso medio vacío que sostiene en la mano; lo balancea de un lado a otro, perdido en el movimiento del burbujeante líquido amarillento, perdido en sus pensamientos. Esta vez se bebe la cerveza lentamente. Hoy no es una madrugada como las demás, no habrá ronda siguiente.

El barullo y las carcajadas continúan en el borde de la barra, todos van tan borrachos que son incapaces de ver que él se mantiene inmóvil. Saca el teléfono de su bolsillo, escribe un mensaje; sólo ahora uno de los lugareños se fija en él, pero no le da importancia. Y en medio de aquel estruendo de carcajadas y voces graves, movimiento de vasos que van llenos y vuelven vacíos, él se levanta, sin avisar, y cruza la puerta sin despedirse de nadie, para no volver.
 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón