En busca de un futuro profesional

 

La Feria de Educación y Empleo fue el mejor escaparate del mercado laboral y educacional

José Lacruz (El Periódico del Estudiante)

¿Cuál es mi futuro profesional? Esa es la gran pregunta de muchos estudiantes. Las respuestas estaban en el III Salón de Educación, Formación y Empleo --EyE.2007-- que se celebró del 15 al 18 de marzo en la Feria de Zaragoza. Bajo los dos pabellones habilitados se dieron cita instituciones, empresas, academias, organizaciones y centros de enseñanza. La consejera de Ciencia, Tecnología y Universidad, Ángela Abós, destacó, en la inauguración del Salón, la variedad de actos y actividades para todos los públicos, "desde niños de 3 años, hasta adolescentes, pasando por familias o por los mayores de 65 años que están volviendo a la universidad".


La feria fue el mejor escaparate para disipar todas las dudas sobre salidas profesionales en el mercado laboral y educacional. Un mundo de posibilidades aderezado con espectáculos, talleres, juegos y demostraciones, donde el protagonismo principal fue de los estudiantes o de todos aquellos en busca de empleo. En total, los 220 expositores se exhibían en un espacio de 20.000 metros cuadrados donde los jóvenes eran el principal público objetivo.


Los centros escolares, universidades y centros formativos desplegaron diferentes muestras para dar a conocer su oferta lectiva. De esta manera, el visitante podía someterse a una sesión de peluquería, degustar platos elaborados por alumnos de hostelería, conocer proyectos informáticos o de ingeniería, o conseguir una de las plantas que regalaban los alumnos de Garantía Social del IES Ramón y Cajal. Detrás de ellos estaba "el Plató", donde los estudiantes hacían sus pinitos televisivos y periodísticos, con interesantes entrevistas a personajes como la cantante Carmen París.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Artículos publicados

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón