Locos por las series

 

Las series de televisión triunfan gracias a su apuesta por la calidad y los nuevos géneros

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

Las series de televisión arrasan en el mundo. En los últimos 15 años ha habido un auge de títulos, géneros y nuevos formatos para contar historias que nos enganchan y nos vuelven locos por ver los siguientes capítulos. Isabel Vázquez, profesora de Comunicación Audiovisual de la Universidad Europea de Madrid y guionista, explica que "ha habido una revolución creativa en el mundo de la televisión, un proceso de sofisticación en la forma de contar historias que tiene su paradigma en los Estados Unidos y que se inicia en la televisión por cable". Para la experta, este éxito de las series se debe a distintos factores. El principal: "el acceso fácil, directo y gratis a contenidos que antes estaban distribuidos en la parrilla de programación", y que ahora se encuentran al alcance de todos en Internet.

Vázquez sitúa el inicio del auge de las series de TV en el año 1999. La primera serie en romper moldes fue Sexo en Nueva York, aunque el principal ejemplo de serie de calidad de esta época es, según la guionista, Los Soprano. Pero es con The Wire (2002) cuando las series de calidad se convierten en una línea de negocio para las cadenas estadounidenses. El éxito se contagia a la televisión en abierto y en el 2004 aparecen varias series de culto: Perdidos, Mujeres Desesperadas y House. "Estas series, que pertenecen a géneros y públicos muy diferentes, tienen en común su calidad y su planteamiento cinematográfico desde el punto de vista de cámaras y medio técnicos", explica Vázquez, que justifica la mejora por la aparición del HD.

Desde entonces, han surgido numerosas series que han roto con los patrones de la televisión tradicional. Los zombis de The Walking Dead, los alienígenas de Falling Skies, la misteriosa isla de Perdidos o la guerra interplanetaria de Battlestar Galáctica, son sólo un ejemplo. También la vuelta a los años 50 con Mad Men, y las comedias de situación como la popular Modern Family, que roza la frontera del reality show; Cómo conocí a vuestra madre, en la línea de la mítica Friends; o The Big Bang Theory, reflejo del frikismo en el siglo XXI.

En España, las series de calidad llegan abanderadas por El Barco, Águila Roja o Cuéntame cómo pasó. Aunque para el profesor de Narrativa Audiovisual de la Universidad Europea de Madrid y guionista, Javier Hernández, las series de mayor calidad en España actualmente, "al nivel de los que se hace en Estado Unidos", son Crematorio y ¿Qué fue de Jorge Sanz?. "Desde el punto de vista comercial, Águila Roja o Aida también están bien cocinadas", añade.

Javier Hernández explica que el éxito de las series actualmente se debe a su manera de contar historias. "Hoy en día, la narrativa clásica aristotélica --planteamiento, nudo y desenlace-- tiene más vigor en las series de televisión, que han superado al cine". El disponer de más tiempo narrativo hace que haya más tramas que en el cine, donde el impacto lo crean ahora el 3D o los efectos especiales.

Según el profesor universitario, otro de los motivos que explican el éxito del formato seriado es "que mucha gente del cine se ha trasladado a las series". Un ejemplo es JJ Abrams, creador de Perdidos y Fringe. Como estas, muchas de las series que triunfan actualmente pertenecen al género de la ciencia ficción, aunque en opinión del guionista todos los géneros están representados. "Es como si la potencia del cine tradicional resurgiera ahora en televisión. Las series han recuperado la vena narrativa que a todo el mundo engancha".

Además de la forma de relatar, también ha cambiado la forma de consumir los productos audiovisuales. Según Hernández, "la gente ve las series on line o las descarga. Si una serie te gusta, compras el DVD, donde puedes encontrar extras y la versión original". El cambio también afecta a la estrategia de visionado. "La televisión tradicional, entendida como la fórmula de información más entretenimiento, ya no existe. Lo que existen son consumidores de productos audiovisuales que crean sus propios menús"

Es decir que, si una serie te gusta, inviertes tu tiempo en algo que sabes que no te va a defraudar. "La época del zapping ya ha pasado, ahora la gente joven elabora sus propios menús". En definitiva, las series actuales son de gran calidad, las hay de todos los géneros y utilizan un lenguaje narrativo completo y rico en tramas. "Algo tendrán para haber superado al cine", concluye el experto.
 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón