Dulce ignorancia

 

Julia Bayona Tabuenca, 4º ESO IES Juan de Lanuza

Era la más bonita. Papá me la había comprado por mi cumpleaños. Tenía tres ruedas perfectas, un sillín de piel marrón y un manillar como el de una moto. Cuando hacía sol, destellaban sus hierros pintados de rojo. Era la envidia de todos los niños del pueblo, que siempre querían montarla y yo respondía poniendo mala cara.

Era un día soleado, de esos en los que se oye cantar a los pájaros alegres melodías, una brisa fresca balancea las copas de los árboles y el olor de las flores te inunda por dentro. Abril llegaba, y con él la primavera. Yo había salido a dar un paseo con mi bicicleta nueva, dispuesto a ir al campo más cercano a cazar mariposas, a observar las pequeñas mariquitas que había en las plantas o simplemente a jugar un rato trepando por lo alto de los árboles e imaginar que eran mi castillo, mi fortaleza, un lugar seguro, secreto y mío.

Mamá me había dicho que tuviera cuidado. No sé qué le pasaba en los últimos días, todos estaban muy tensos y nerviosos en casa, sobre todo papá, que había desenfundado el fusil que guardaba en el granero y lo había colocado detrás de la puerta. Yo no entendía nada, sólo había oído decir que la guerra llegaba. Y lo decían muy tristes, como si no les gustara, con la de veces que yo había jugado a la guerra con mis amigos, era divertido.

Cada vez me costaba más pedalear, estaba cansado y tenía hambre. Hacía tiempo que los alimentos escaseaban en casa, mamá me decía que lo que pasaba era que cada vez mi hermana y yo éramos más mayores y comíamos más, pero yo sabía que era mentira. Por fin avisté el campo con el árbol y las mariposas, ya sólo quedaban unos minutos. Pero, de repente, un fuerte sonido venía de arriba, del cielo. Levanté la vista y vi un pequeño avión gris, que sobrevolaba el pueblo y me pregunté si mamá lo estaría viendo también.

Estaba ensimismado mirando hacia arriba, cuando un fuerte resplandor acompañado de un horrible sonido sacudió el pueblo, después solamente se avistaba una inmensa nube de polvo.
 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón