Triste y congelada

 

Virginia Antúnez (IES Ramón y Cajal)

Decían que lloraba de noche.
Decían que lloraba de día.

Y por no soñar que no lloraba,
decían que lloraba también dormida.

Dolorida está la joven,
ya que ha sido separada

de un ser al que tantos odian,
de un ser al que tanto ama

Llora y llora sin descanso
y cada día llora más.

Y es por eso que en sus ojos
no queda mirada ya.

Sólo lágrimas que empapan
sus mejillas de dolor.

Solo un día gris lluvioso
sólo un sino, sólo amor.

Paso frío por la noches
nada le puede arropar.

Entre llantos y sollozos
triste y congelada está.

Los suspiros van al aire,
cada lágrima va al mar.

Si se acaba su sonrisa,
¿sabe Becquer dónde irá?

Dicen que ahora ya no duerme,
que se adueña de un papel.

Y dibuja las estrellas
hasta ver amanecer

Corazón hecho pedazos.
Corazón que sufrirá.
Corazón enamorado.
Corazón que olvidará.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón