Inglés en Exeter

 

Los alumnos regresan por tercer año consecutivo a la ciudad británica para sumergirse de lleno en el aprendizaje del idioma

Inés Belsué, Nora Royo, Izarbe Aísa e Isabel Briz,

Este año los alumnos del IES Luis Buñuel volvimos a Exeter. Es nuestro tercer año consecutivo, y los que nos quedan... Viajamos allí para aprender inglés, pero también para sumergirnos de lleno en su cultura, sus pueblos y ciudades, y volver a casa con amigos de otros países. Estudiamos en una academia para alumnos extranjeros llamada Isca School, donde podemos encontrar gente de todo el mundo: italianos, franceses, brasileños, españoles, alemanes, suizos... Todos estamos mezclados en las clases, organizadas en función del nivel de inglés que tenga cada uno, así resulta más fácil aprender.

Nos alojamos en casas de familias inglesas, que tienen relación con el Isca School. Algunos estudiantes se alojan solos con la familia, otros con un estudiante de distinta nacionalidad, o también con un estudiante de su mismo país. Las familias nos trataron estupendamente, pero resultaba extraño convivir con personas que tienen unas costumbres y una cultura diferentes. Nos tuvimos que adaptar a sus horarios, ¡cenan a las cinco y media de la tarde!; la dieta también es distinta, nos llevamos jamón serrano envasado al vacío y fuet. Se tratan con mucha educación, hasta al conductor del autobús le debes dar las gracias. Al principio también nos costó adaptarnos a las libras (ante todo no os guiéis por el tamaño de la moneda, mirad lo que vale); e incluso el tiempo no tiene nada que ver con el de nuestra ciudad, nos cayeron todos los tipos de lluvias habidas y por haber.

En la academia recibíamos clases de lunes a viernes, durante dos semanas. Las impartían profesores nativos, que solían ser ingleses, aunque también teníamos una profesora americana. Estos profesores nos enseñaban inglés de forma divertida. Apenas hacíamos actividades escritas. Hablábamos mucho, siempre en inglés ya que es así como realmente se aprende. Tuvimos que hacer desde una encuesta a los ciudadanos de Exeter a una representación teatral.

Después de las clases, por la tarde, todos los alumnos del Isca íbamos a hacer deporte al campo de fútbol de la zona (cuando el tiempo lo permitía). Allí nos relacionábamos mucho más con los estudiantes de otros países, con los que sólo te podías entender en inglés. Los fines de semana y algunos días que no teníamos clases después de comer, nos llevaban de excursión a pueblos y ciudades cercanos a Exeter, como las localidades de Exmouth, Torquay, Plymouth...

Desde luego nuestra excursión favorita fue a Londres. Nos dijeron que iba a llover todo el día, pero apenas cayeron unas gotas y poco después (con un poco de imaginación) se podía ver el sol. Así que, con la ropa seca, visitamos el Buckingham Palace, el Big Ben en las Casas del Parlamento, nos subimos al London Eye (incluidos los que tienen vértigo), Trafalgar Square, St. James' Park y sus ardillas, etc.

Y llegó la hora de las compras. Nunca mejor dicho, porque sólo nos dejaron una hora. Algunos se quedaron en Picadilly Circus para comprar recuerdos y sudaderas de Londres, pero otros, nos hicimos la caminata hasta la calle de las compras por excelencia en Londres: Oxford Street. En tiempo récord, compramos lo que pudimos y nos dio tiempo a volver a la hora estipulada. Llegamos a casa agotados y cargados de bolsas.

Hasta ahí nuestra experiencia en Exeter, que esperamos repetir el año que viene. Este tipo de viajes son una excelente manera de entrar en contacto con el idioma y aprender al mismo tiempo.
 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Hablan los centros

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón