Solamente necesito una canasta

 

Javier Sebastián Velázquez

En el parque de La Granja, situada en el barrio zaragozano de San José, había instalada una cancha de baloncesto. Era pequeña --sólo unos pocos metros cuadrados y dos aros con sus respectivos tableros--, pero era suficiente para que aquellos a los que nos gusta ese deporte pudiéramos ir algún rato a echar unas canastas.

Hace dos o tres años, se llevó a cabo la remodelación de algunas partes del parque. Columpios nuevos, aparatos para que los mayores puedan hacer gimnasia y, en sustitución de la pista de baloncesto, un par de porterías para jugar al fútbol.

Mi pregunta es la siguiente: ¿No hay sitio en todo el barrio para poner alguna canasta de baloncesto? ¿Por qué las únicas que había han desaparecido?

Los políticos que dicen que velan por los derechos de los ciudadanos, deberían pensar en ampliar la oferta deportiva del barrio, no en limitarla. Lo justo sería que, en la medida de lo posible, todos pudiéramos practicar nuestros deportes favoritos. En mi caso, sólo necesitaba una canasta, la pelota y las ganas de jugar las llevábamos de casa mis amigos y yo.

Espero que si mi carta es publicada, la persona que tenga competencia reflexione y decida invertir algo del dinero que todos aportamos con nuestros impuesto, en instalar una cancha de baloncesto en nuestro parque.
 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón