Silencio y redobles

 

La Semana Santa en Aragón, más allá de los religioso, es símbolo de cultura y patrimonio

José Lacruz (El Periódico del Estudiante)

El silencio y el estruendo pueden ser sinónimos. Llega la Semana Santa a Aragón, y las cofradías se preparan para las procesiones donde hay dos tipos de expresión: el silencio absoluto o la fuerza de tambores y bombos. Todo ello para rememorar la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Una manifestación religiosa que ha logrado convertirse en patrimonio y cultura de todos, independientemente de las creencias.



Los actos comienzan el Domingo de Ramos --el próximo 1 de abril--. Es entonces cuando las palmas y palmones --hechas de hojas de palmera y olivo-- son bendecidas. Recuerda la entrada de Jesús en Jerusalem. A los cuatro días --Jueves Santo, este año el 5 de abril--, las celebraciones entran en su recta más intensa. Esa jornada se conmemora la Última Cena de Cristo con sus Apóstoles. Al día siguiente, y siguiendo el relato bíblico, Jesús es crucificado, por lo que el Viernes Santo centra gran parte de su atención en el viacrucis --camino de la Cruz--, siendo el calvario y la muerte actos de gran solemnidad. Al día siguiente se celebra el Sábado Santo --en esta ocasión 7 de abril--, que se concibe como jornada de recogimiento, dando lugar a la Vigilia Pascual en las últimas horas del día. El domingo --de Resurreción o de Pascua-- es el último día de la Semana Santa y el más importante para los católicos, ya que supone la resurrección de Jesús, su encuentro con los Apóstoles y su elevación a los Cielos; es ahí donde el catolicismo adquiere gran sentido, por lo que se convierte en la fecha más importante para esa religión.



España es el país que vive de forma más ferviente la Semana Santa. Sus actos y celebraciones suponen todo un símbolo de tradición y cultura que, además, es un espectacular foco de atracción turística. A lo largo de toda la semana, las ciudades y pueblos ven en sus calles las representaciones teatrales del relato bíblico o las procesiones de las cofradías y hermandades. ¿Qué es una cofradía? Una agrupación de fieles católicos con advocación --protección o patrocinio de la divinidad-- de Cristo, la Virgen (por ejemplo, Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad), un Santo (San Francisco de Asís), o un momento de la pasión (Jesús Camino del Calvario). Las cofradías, además, tienen actividades culturales y benéficas a lo largo del año. Cada una tiene sus imágenes y estatuas --denominadas pasos--, algunas de ellas de un enorme valor económico y cultural. A partir de ahí, las manifestaciones varían. Los cofrades desfilan junto a sus imágenes o estandartes con una vestimenta que los diferencia del resto, a cara descubierta, con capirote --gorro en punta-- o con tercerol --tela plisada o lisa sobre la cabeza--. Además, completan el desfile con falores, velas, carraclas, cornetas o tambores y bombos. Estos últimos cobran más intensidad en Aragón, por suponer una seña de identidad de su Semana Santa, con el Bajo Aragón histórico como principal referente de esta forma de celebración.



Uno de los mayores atractivos turísticos de la Semana Santa es la Ruta del Tambor y el Bombo, compuesta por nueve pueblos (Albalate de Arzobispo, Alcañiz, Alcorisa, Andorra, Calanda, Híjar, La Puebla de Híjar, Samper de Calanda y Urrea de Gaén), unidos por su espectacular celebración de la Semana Santa con bombos y tambores. En gran parte de estos municipios, en la medianoche del Jueves Santo --en Calanda al mediodía del Viernes Santo--, se hace la Rompida de la Hora, en la que se reúnen miles de bombos y tambores para tocar a la vez, en un espectáculo único en el mundo.



El estruendo y el silencio son parte de una misma pasión que ha superado la parte religiosa, de enorme peso en esta festividad, para ser todo un símbolo de la sociedad y que a lo largo de la próxima semana volverá a tomar las calles.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón