Alas de esperanza

 

Pilar Salsé Rosera, 1º B IES Cinca Alcanadre de Alcolea

Le pareció escuchar el timbre del teléfono y, por un momento, hasta pensó saltar de la cama e ir a cogerlo. El ruido del teléfono se ahogaba entre los sonidos de la ciudad: motores rugiendo, obras, miles de individuos paseando por la villa...

Decidió no ir a cogerlo. Era domingo, no debía de ser nada importante. Cuando intentaba conciliar el sueño otra vez, escuchó el débil canto de un pájaro. Se levantó de la cama y se asomó a la ventana.

El pajarillo al verlo, echó a volar. Sus grandes alas se alzaron al viento. Crearon una sucesión de colores preciosos: rojo, verde, azul y amarillo. El vuelo del pájaro se vio interrumpido por el humo de la nueva fábrica, construida hace unos años.

Nuestro personaje no salía de su asombro. ¿Cómo un pajarillo, que era pequeño pero se veía muy fuerte, se había achicado ante el humo? Se sentó en la cama y se puso a razonar. Como ese pajarillo se verían miles, e incluso millones de animales alrededor del mundo, achicados por la contaminación. Él, un hombre que no reciclaba, iba en coche todos los días al trabajo, a esa misma fábrica, se veía fuera de juego.

No entendía la ignorancia humana. ¡Debemos hacer algo¡ Esto no puede quedar así --pensó.

Se volvió a echar en la cama esperando que todo esto hubiese sido un sueño. Que el mundo no se estuviese destruyendo a sí mismo.
 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón