The Artist: el cine mudo triunfa en la era 3D

 

Francesa, muda y en blanco y negro, pero la película ha logrado conectar con el público y conquistar la industria del celuloide

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

¿Una película muda, francesa y en blanco y negro? Imposible, pensaron muchos de los productores que cerraron la puerta a Michel Hazanavicius. Pero el director galo consiguió hacer realidad su proyecto, y The Artist triunfó en el Festival de Cannes, fue elegida mejor película del año por la revista Time y, ahora, tras hacerse con tres Globos de Oro, parte como favorita en la carrera a los Óscar.

En plena era del 3D, cuando las carteleras de cine rebosan efectos especiales y escenas imposibles, The Artist regresa a finales de los años 20 para rendir un homenaje al cine clásico y a ese Hollywood que ya por aquel entonces comenzaba a ser una fábrica de sueños. "La película tiene referencias muy directas tanto en las escenas como en la música a películas como Ciudadano Kane, Bailando bajo la lluvia o Ha nacido una estrella", comenta Joseba Bonaut, vicedecano del Grado de Comunicación Audiovisual de la Universidad San Jorge. Con él, hemos analizado el éxito de la película y hemos retrocedido casi un siglo para averiguar si The Artist mantiene la esencia del cine mudo, aquel que se hace sin sonido y sin diálogos.

Según el profesor de la USJ, el éxito de la película francesa se debe principalmente a que "es una buena película, que tiene su encanto y que cuenta una historia que hace que la gente que la ve se vaya a casa con una sonrisa". El experto en comunicación audiovisual no considera que se trate de "una película excelente" y recuerda que "no ha tenido un éxito arrollador en taquilla"; al contrario, indica: "Está dirigida a un público muy específico y su recaudación no ha sido precisamente millonaria".

Pero The Artist ha conseguido sorprender al público y a la crítica con una historia sencilla y llena de emoción. Su director la concibió como un melodrama al más puro estilo norteamericano. En ella, Jean Dujardin da vida a George Valentin, una estrella del cine mudo que está en la cima de su carrera. Pero con la década de los 30, llega el cambio a cine sonoro y el ocaso para el apuesto galán. Mientras Valentin lucha por aferrarse al pasado, los magnates de los estudios cinematográficos buscan rostros nuevos que conquisten al público con su voz. Uno de ellos es el de Peppy Miller (Bérénice Bejo --esposa de Hazanavicius--), que de ser una simple extra pasa a convertirse en una estrella del celuloide. Sus destinos tan diferentes irán poco a poco confluyendo en una relación más allá de los profesional.

Por todo esto Joseba Bonaut cree que The Artist es una película "bastante común" en cuanto a su argumento aunque repite ciertos clichés del cine mudo: "No se trata pues de una película innovadora o muda al estilo clásico". Existen algunas diferencias entre el film de Hazanavicius y aquellas historias que abarrotaban las salas de cine durante la década de los años 20. "El propio director ha dicho que es una película del siglo XXI", explica Bonaut, que subraya que el film "tiene más características del cine actual que del mudo en cuanto a la actuación, los planos y la planificación de la historia". Una de las primeras diferencias entre The Artist y el cine mudo clásico es el lenguaje narrativo que utiliza. Por ejemplo, "es extraño ver primeros planos de actores en el cine mudo; sin embargo en The Artist, aparecen muchos".

Es decir que "más que utilizar los recursos propios de las películas mudas, copia ciertos tópicos argumentales y narrativos de aquel periodo".

La segunda diferencia estaría en la interpretación. Para el profesor, la actuación de los actores no es propia del cine mudo sino que es "bastante moderna". Los actores consiguen transmitir muy bien al espectador la emoción de la historia, y lo consiguen gracias a su rostro, "algo que no era tan característico en el cine mudo". Según explica, el uso de las miradas, unido a que los actores no son conocidos por el gran público, hace que los espectadores se integren más en la historia.

La última diferencia entre The Artist y las películas mudas de los años 20 es su banda sonora. "La música en una película de cine mudo es esencial --recuerda Bonaut--, pero hay que tener en cuenta que en el cine mudo original la música no se encontraba en la película, sino que se componía para que alguien la tocase al piano". En ese sentido, "el mero hecho de cómo se utiliza la música en la película gala ya nos da una idea de que no es una película muda al estilo clásico".

La banda sonora de The Artist se compone de melodías pegadizas que se utilizan para la transición entre diferentes escenas o subrayar determinados momentos. "Por un lado, incorpora melodías muy sencillas imitando a algunas comedias del cine mudo, pero también tienen mucha importancia otras músicas utilizadas, como por ejemplo la canción de Vértigo de Amor que tiene un peso decisivo en el film", dice el vicedecano. Aún con todo, Bonaut cree que no es una buena banda sonora, pero si muy "efectiva", debido a "la forma en que ha unido piezas creadas anteriormente y que son reconocibles para el espectador".

The Artist ha iniciado su camino a los Óscar tras hacerse con un premio tan significativo como el del Gremio de Productores, "que determina casi en un 95% la película que va a resultar ganadora". ¿Pero puede una película francesa, sin diálogos y rodada en blanco y negro hacerse con la preciada estatuilla?. "Si no lo hace sería una sorpresa muy grande", contesta Bonaut, que dice que "en los últimos 5 años ha habido un cambio en el tipo de películas que ganan el Óscar a la Mejor Película". Un cambio que atribuye a que "en los votos cada vez tienen más peso los actores, que no suelen votar superproducciones con efectos especiales en los que su papel es menor".

El caso más significativo de este cambio es el de Avatar, del director James Cameron, que pese a revolucionar los parámetros técnicos del cine no logró hacerse con la estatuilla en el 2010, "cosa que hace 15 años hubiera sido impensable", recuerda el profesor. "La única incertidumbre es saber si Dujardin vence a George Clooney en la categoría de Mejor Actor".
 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón