Alejandro Ochoa: "La danza aporta flexibilidad y oído para la música"

 

Este estudiante de 1º de ESO de Escolapios es un aficionado a la música y al ballet clásico, actividad que prectica en la escuela municipal de danza de Zaragoza desde que tenía 7 años

Laura Rabanaque (Periódico del Estudiante)

--¿Cómo y por qué empezaste a practicar danza clásica?

--Desde pequeñito, como me gustaba bailar, mi padre me empezó a apuntar a escuelas. Cuando vió que había un puesto de pruebas en el conservatorio me presentó. Ahora llevo cuatro años en la escuela municipal.

--¿Qué fue lo que te llamó la atención de esta actividad?

--Simplemente que me gusta bailar, algunos pasos no tanto, pero me gusta.

--¿Cómo es normalmente una clase en la escuela municipal?

--Primero calentamos, empezamos con unos ejercicios fáciles y después hacemos unos ejercicios que cuestan más, para los que tienes que haber calentado si no quieres que te den tirones. Todo eso se hace en la barra. Después en el centro, hacemos saltos y adagios, que son ejercicios un poco más complicados y largos.

--¿Hay diferencias entre los chicos y las chicas a la hora de bailar?

--En la clase no, pero en los bailes si que nos ponen distintos pasos. Los chicos somos más de saltos, y las chicas simplemente hacen pasos.

--¿Y cuánto tiempo os lleva montar una coreografía?

--Empezamos dos meses antes del fin de curso, que hacemos una exhibición.

--¿Has probado o te gustaría probar a bailar otros estilos musicales?

--Lo único, danza española, que también damos ahí en el conservatorio.

--¿Qué te aporta la danza?

--Te aporta más flexibilidad, tienes mejor oído para la música y a veces también hacemos excursiones y nos dan unos méritos bastante chulos.

--Además de la danza, también eres un aficionado a la música, ¿tocas algún instrumento en concreto?

--Si, toco el violín y un poco el piano.

--¿Te gustan las cosas que requieren disciplina y esfuerzo?

--Si, la música en general.

--¿Te gustaría formar parte de algún ballet profesional?

--Me gustaría ser bailarín e ir bailando por distintos escenarios.

--¿Crees que es más difícil para los chicos triunfar en la danza?

--Yo creo que es al contrario. Es un poquito más fácil, no mucho, ya que hay menos y chicas hay bastantes más. En mi clase somos tres chicos y 14 chicas.

--¿Y transmitir esa sensibilidad que transmiten los bailarines de danza clásica, es más difícil para un chico?

--Creo que es más o menos lo mismo, depende de cada persona.

--¿Te resulta difícil compaginar todas estas aficiones con los estudios?

--Un poco, pero de momento lo llevo bien. Tengo 12 horas de clase a la semana y voy todos los días. Lo que hago es estudiar un poco más por la noche y hacer las cosas un poco más rápido.

--¿Alguna experiencia o actuación que recuerdes especialmente?

--Bailamos todos los años en el Teatro Principal, pero una experiencia que me gustó mucho fue cuando vino una compañía rusa, creo que de Moscú, y bailó con nosotros El cascanueces. Había bastante nervios porque no era como en los fines de curso que solo van nuestros padres; El cascanueces era para todo el público.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de La entrevista

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón