Anónima

 

Alejandra Herrera

Te escribo esta carta para confesarte que, desde hace cuatro meses estoy enamorada de tí. Muchas personas opinan que el amor es maravilloso, precioso y fantástico. Pero, claro, cuando es correspondido.

Te contaré lo que llevo sufriendo estos cuatro meses. ¿Tú sabes lo que es, cada vez que te veo, sentir eso que llaman mariposas en el estómago o sentir que me pongo roja como un tomate y no lo puedo controlar? ¿O que después de pasarme horas y horas arreglándome delante del espejo, cuando tú pasas a mi lado, no te des ni cuenta de que existo? También es muy duro para mí ver cómo a las demás les haces caso y, por el contrario, yo no existo para tí. Me siento estúpida cuando espero con ilusión que llegue el fin de semana, no sólo para descansar sino también para poder verte.

Aunque haya un dicho que diga que amar y no ser querido es el más dulce querer, porque amar y ser querido es sólo corresponder, yo opino que no tiene ninguna razón, porque desde que estoy enamorada de tí y tú no me correspondes, estoy triste y furiosa. Pero, como no se puede obligar a nadie a querer a otra persona, como propósito de Año Nuevo, me he propuesto olvidarme de tí. Espero que seas feliz y que nunca te enamores de alguien que no te corresponde.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón