Nueva reforma laboral

 

Las normas para cotnratar y despedir a los trabajadores han cambiado. El objetivo: reducir el paro y drenar la crisis económica

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

El trabajo indefinido y para toda la vida tiene los días contados. El gobierno español aprobó el pasado mes de enero una reforma laboral que pretende hacer frente a la crisis económica y al paro en nuestro país, donde actualmente hay 5 millones de personas sin empleo. Con la nueva reforma laboral, cambian las reglas del juego para los empresarios y los trabajadores. La profesora de Derecho Laboral de la Universidad de Zaragoza, Ruth Vallejo, nos explica en qué consiste una reforma laboral y lo que la nueva reforma supone para los jóvenes estudiantes que el día de mañana buscarán su primer empleo.

La profesora define el concepto de reforma laboral como "el cambio en las normas jurídicas que regulan las relaciones laborales entre empresas y trabajadores". La primera ley de la democracia en España que regula las relaciones laborales es el Estatuto de los trabajadores del año 1980. "Desde entonces, esta norma ha sufrido hasta 54 reformas, la mayoría de ellas debidas a la necesidad de adaptar las relaciones laborales a un contexto socioeconómico determinado, como por ejemplo las crisis", explica.

La forma más conocida de regular la situación de un trabajador es el contrato de trabajo, que establece condiciones como las funciones a realizar, el horario o el salario que recibirá el trabajador. El contrato viene determinado a su vez por la ley y otras normas, como los convenios colectivos. Los convenios colectivos son fruto de las "negociaciones en las que los sindicatos, en representación de los trabajadores, y la patronal en representación de los empresarios, establecen las condiciones laborales buscando el equilibrio entre sus intereses". El objetivo de un convenio es adaptar la ley a las peculiaridades de cada sector de actividad. Hay dos tipos de convenio, los que afectan a todo el sector y los que afectan solo a una empresa determinada.

Según explica Vallejo, "trabajadores y empresarios no negocian directamente sus condiciones de trabajo, porque sus relaciones no son equilibradas". Por eso los sindicatos y las patronales actúan como mediadores. Cuando se producen un acuerdo entre ambas partes y el gobierno, se dice que la ley o la norma es resultado del diálogo social. "En este caso, los sindicatos renuncian a movilizarse o hacer huelga, y las reformas laborales son mejor aceptadas por los empresarios y los trabajadores", dice la profesora, que asegura que "la actual reforma laboral ha prescindido del diálogo social", porque no ha contado con la opinión de patronal y sindicatos.

La aprobación de la nueva reforma laboral del gobierno se ha producido mediante lo que se denomina decreto ley. El decreto ley es un instrumento jurídico que puede utilizar un gobierno para regular un asunto determinado "en caso de extraordinaria y urgente necesidad". Que se convierta o no en una ley, depende de su aprobación en el Congreso de los Diputados. Esta tiene que darse en el plazo de 30 días desde el momento en el que el decreto se da a conocer. "Durante este periodo --recuerda la profesora-- puede suceder que se introduzcan novedades u otras modificaciones en la reforma".

Para la experta en Derecho laboral, los objetivos de la nueva reforma laboral aprobada por el gobierno son principalmente tres: hacer más fácil a las personas encontrar un empleo, hacer más fácil a las empresas contratar y despedir a los trabajadores, y reducir las diferencias que existen hoy en día entre los trabajadores de una misma empresa que tienen contrato fijo y los que están contratados de forma temporal, lo que se conoce como 'dualidad laboral'.

Sin embargo, Ruth Vallejo cree que "la reforma por sí sola no va a solucionar los problemas de desempleo que hay actualmente en España" y que "la crisis económica no tiene sus causas ni sus respuestas en el mercado de trabajo", sino en aquellos sectores que en su día propiciaron una burbuja de empleo, como fue el caso del sector de la construcción.

Sobre el futuro de los estudiantes que el día de mañana tendrán que buscar trabajo, la experta considera que "el acceso de los jóvenes al mercado de trabajo va a depender de que se solucione la grave situación económica que atraviesa España". Por eso, advierte de que "hay que tener claro que cuanta más y mejor formación tenga la gente joven, más posibilidades tendrá de aspirar a un empleo cualificado donde sean ellos los que, por su especialización, puedan negociar en condiciones de igualdad con el empresario sus condiciones de trabajo". Además, recuerda que, a más formación, más opciones de trabajar en uno u otro empleo, e incluso de ser vosotros mismos los que el día de mañana pongáis en marcha vuestra propia empresa.


 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón