Fernando Murciano: "La pasión por el baile hay que buscarla y encontrarla"

 

Este estudiante de 1º de Bachillerato del colegio Romareda practica bailes de salón desde hace cuatro años, un deporte que exige mucha determinación y, sobre todo, sentimiento

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

--¿Cuándo y por qué empezaste a practicar bailes de salón?

--Fue hace 4 años. Mis padres hacían bailes de salón social y recuerdo que fuí a una exhibición en el Parque de Atracciones en la que ví bailar a dos chavales de mi edad, José Alberto y María, que han sido subcampeones de España. Me dí cuenta de que me gustaba y decidí apuntarme a una escuela.

--¿Te gustaba bailar?

--Venía de un momento en el que estaba decidiendo lo que quería hacer. Había pasado por muchas extraescolares, pero fue cuando empecé a bailar, cuando me gustó. Al principio lo veía un poco complicado por la técnica.

--¿Cuántas parejas has tenido?

--He tenido tres en total. Con una de ellas he estado tres años, y con la actual, llevo unos meses practicando. Todavía estamos al principio.

--¿Estos cambios de pareja se parecen a las relaciones sentimentales?

--Muchas veces lo comparan con un matrimonio. Al fin y al cabo es un deporte de pareja, donde tienes que compartir todo. Dependes completamente de la otra persona y de tí mismo.

--¿El baile es un arte o un deporte?

--Un deporte que tiene muchas caras. No solo es técnica, también tiene que transmitir un sentimiento a la gente. Es una mezcla de ambas cosas. Es un deporte duro, en el sentido de el esfuerzo que tienes que poner, pero supongo que como otros deportes.

¿Qué estilos te gustan más?

--Existen dos categorías, estándar y latinos, que incluyen cinco tipos de baile cada una. Los practico todos. Los estándar son más rigurosos en cuanto a la técnica y la posición, como vals vienés, vals inglés, el tango... En los últimos años me han gustado mucho los estándar. Ahora, al cambiar de pareja, le he cogido gusto al baile latino: salsa, rumba, pasadoble... que son más movidos y se siente más la adrenalina.

--¿Cuánto tiempo crees que se necesita para aprender a bailar bien?

--Llegar a lo máximo puede costar bastante. La gente que conozco que baila muy bien lleva como mínimo 10 años. Yo me veo en la mitad. Para tener compenetración con una pareja, se necesitan como mínimo unos 10 meses.

--¿Qué tiene que tener una buena compañera a la hora de bailar?

--Lo más importante es la pasión por este deporte. No es algo con los que se nazca, es algo que tienes que buscar y encontrar. Hay que estar muy motivado.

--¿Qué beneficios te aporta el baile?

--Me permite estar en forma y ser más paciente conmigo mismo y con mi pareja. Físicamente, va muy bien para fortalecer la espalda y tener más oído musical.

--¿Te gustaría probar con estilos de baile más modernos?

--Hace dos años participe en un training camp donde practicamos hip hop, funky o danza contemporánea. La verdad es que estuvo muy bien, pero le he cogido mucho cariño al baile en pareja.

--Completa la frase: para mí el baile es...

--Una carrera, en el sentido de que te puede servir en el futuro para enseñar a la gente o dedicarte a ello, que lo veo bastante complicado. Hay que hacer muchísimo esfuerzo y tener mucha determinación.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de La entrevista

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón