Susan

 

Sofía Zaldívar Rosés, La Salle Montemolín

Esta es la historia de una familia rica inglesa llamada Wilson. La hija se llamaba Susan. Ella era muy caprichosa y engreída, creía que era la más guapa y sus padres le daban todo lo que pedía. Se pasaba el día mirándose en el gran espejo de su cuarto. El espejo era enorme y tenía un bonito marco con flores. Un día, mientras Susan caminaba por la calle con pasos muy delicados, una anciana se le acercó y le dijo que mirarse tanto al espejo, sería su desgracia. Susan, sin ningún miedo por las palabras de la anciana, fue a su casa y estuvo horas mirándose al espejo. A la mañana siguiente, Susan no estaba en su gran habitación. Sus padres la buscaron por todos los rincones durante horas, pero no sabían dónde estaba. De repente, la madre gritó: ±¡Mira! ¡Es Susan! ¡Está dentro del espejo! Y en efecto, Susan estaba dentro del espejo. Ella no podía hablar, parecía que estaba en una especie de jaula de cristal. Sus padres, muy adinerados, pusieron una recompensa a quién consiguiera sacar a su hija del espejo. Pasaron los años y parecía que nadie lo conseguiría. Después de 15 años, la imagen de Susan no había envejecido nada, era como si dentro espejo no pasara el tiempo. Al cabo de 60 años, la imagen de la niña seguía igual. Un día, pasado mucho tiempo, la imagen desapareció.
 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón