Yo a Londres y tu a Zaragoza

 

UN IDIOMA ES UN REGALO PARA TODA LA VIDA QUE MEJORA LAS PERSPECTIVAS PROFESIONALES Y ENRIQUECE LA FORMACIÓN PERSONAL

José Lacruz (Periódico del Estudiante)

Parles-tu français? Do you speak English? Sprechen Sie Deutsche? En un mundo cada vez más globalizado, la importancia de aprender idiomas cobra mayor protagonismo. Cada vez hay más empresas que exigen a sus trabajadores el conocimiento de una o varias lenguas --sin contar la materna--, hecho que demuestra que saber idiomas, más allá de aportar conocimiento y cultura, es un gran activo a la hora de labrarse un futuro profesional.


Las instituciones educativas no son ajenos a esta realidad y, por ello, los centros escolares y universidades aumentan sus ofertas lingüísticas, a la vez que proliferan las becas, ayudas, subvenciones e iniciativas privadas para motivar a los estudiantes y facilitarles el aprendizaje. En los últimos años, los institutos y colegios han creado las secciones bilingües, donde se imparten las materias y asignaturas de toda la vida, pero en un segundo idioma. En este sentido, el francés y el alemán son las estrellas. El primero, sobre todo, por la cercanía de Aragón al país galo. La lengua germana, por su parte, tiene el valor añadido de ser un idioma solicitado por empresas muy especializadas, además de ser el más hablado en la Unión Europea --el 18% de su población habla alemán--. Aun así, la lengua de Shakespeare sigue siendo la más utilizada en esta sociedad global. Si entendemos el mundo como una gran Torre de Babel, sin duda el inglés es la clave para entenderse.


Las autoridades educativas consideran que el castellano es la lengua obligatoria de todos los españoles, pero a la vez saben que todos deberíamos tener unos conocimientos básicos (como mínimo) de inglés o hablar de forma perfecta una segunda lengua --inglés, francés, alemán, italiano o ruso--. Con este panorama, lo más efectivo es motivar el aprendizaje. Y, para ello, la oferta educativa es múltiple: desde las secciones bilingües de los centros escolares, a los viajes de estudio al extranjero; los intercambios con alumnos de otros países; los concursos propuestos en un idioma; los programas europeos de convivencia donde se desarrolla un proyecto en común; los talleres de teatro en otra lengua; las becas universitarias Erasmus... La Comisión Europea considera imprescindible el aprendizaje de idiomas. De hecho celebra todos los años un Día Europeo de las Lenguas. Entre sus argumentos esgrime que "el aprendizaje de lenguas permite a los ciudadanos enriquecer su vida, experimentar nuevas ideas, ejercitar su mente y beneficiarse de la diversidad cultural de Europa". Además, pone de relieve que "mejora considerablemente las perspectivas profesionales" y aprender a una edad temprana "ayuda a los niños a desarrollar habilidades sociales además de ser un regalo para toda la vida".


Lo cierto es que los datos no favorecen a los españoles. Según el Eurobarómetro de 2006 "Los europeos y sus Lenguas", "el 56% de los ciudadanos de los Estados miembros de la UE puede mantener una conversación en un idioma distinto de su lengua materna". Pero en España ocurre la situación inversa, el 56% de sus habitantes admite no conocer ningún otro idioma aparte de su lengua materna. Por otra parte, el Eurobarómetro también refleja que "el inglés sigue siendo el idioma extranjero más hablado en Europa. El 38% de los ciudadanos de la UE afirma tener suficientes competencias en inglés como para mantener una conversación", y el español es la cuarta lengua más conocida en la UE, por delante del ruso.


Fuera hay mil culturas, con sus particularidades y sus lenguas; todo un mundo por conocer y descubrir. Como ya dijo el poeta uruguayo Mario Benedetti, "no vayas a creer lo que te cuentan del mundo --ni siquiera esto que te estoy contando-- ya te dije que el mundo es incontable". Que no te cuenten el mundo. Conócelo, vívelo, háblalo.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón