'La Pepa' cumple 200 años

 

La constitución española del año 1812 fue la tercera carta magna del mundo después de las de Estados Unidos y Francia

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

Este año se celebra el bicentenario de la Constitución de Cádiz, la tercera carta magna del mundo después de la de Estados Unidos y Francia. En el año 1812, un grupo de diputados españoles se reunieron en esta ciudad andaluza para promulgar el texto precursor de nuestra actual democracia. La Constitución de 1812 es uno de los textos jurídicos más importantes de España. Sentó las bases de las constituciones posteriores y "supuso la ruptura con el antiguo régimen y la incorporación del país al régimen moderno y liberal de otros países de Europa, como Gran Bretaña y Francia", explica José Tudela, secretario de la Fundación Manuel Giménez Abad, de estudios políticos.

La Constitución de Cádiz fue promulgada el 19 de marzo de 1812, día de la festividad de San José, de ahí que fuera popularmente conocida como 'La Pepa'. Está compuesta de diez títulos con 384 artículos y es considerada como el primer código político en línea con el movimiento constitucionalista europeo.

La Constitución de Cádiz de 1812 recoge muchos de los principios democráticos que siguen vigentes en nuestros días, como los de la soberanía nacional y la división de poderes. Algunos de ellos los tenemos tan asimilados que parece increible que en otro tiempo no fuera así. Principios como la libertad individual, la libertad de prensa o la inviolabilidad del propio domicilio, son derechos de los que disfrutamos ahora, pero que se consideraban innovadores en aquel momento. Según comenta José Tudela, "la constitución no recoge un título de derechos como tal pero sí que lo hace a los largo de todo el texto". En algunos aspectos es muy innovadora. "Reconoce la personalidad y la igualdad de los indígenas en América, algo que ni la constitución de Estados Unidos había hecho", compara el secretario de la fundación.

Con él coincide Alberto Sabio, profesor de Historia Moderna y Contemporánea de la Universidad de Zaragoza. Para Sabio, la Constitución de 1812 es "la primera constitución de la historia española" y la que "introduce el constitucionalismo, es decir, la redacción de un código para articular los poderes del Estado y los derechos ciudadanos". El profesor destaca "el intento de los diputados más avanzados de convertir en ciudadanos a los antiguos súbditos de las colonias", aunque entre los aspectos negativos, menciona que "no habla nada del sufragio universal: el derecho al voto de todos los ciudadanos mayores de edad, independientemente de su sexo y su nivel de renta", y que tampoco deja resquicio a la libertad religiosa o al laicismo: "Es una constitución católica y monárquica". Otro aspecto "llamativo", según el profesor universitario, es que "no participasen las mujeres ni en las Cortes ni en la elaboración de la Constitución, lo que refleja la situación de la mujer en aquella época".



UN PAÍS EN GUERRA

La Constitución de 1812 fue fruto de las Cortes Generales y Extraordinarias que tuvieron lugar en Cádiz entre 1810 y 1813. España vivía uno de sus momentos más difíciles: la Guerra de la Independencia. Según Alberto Sabio, "las Cortes se reunieron en Cádiz porque buena parte del territorio español estaba ocupado por los ejércitos napoleónicos franceses", que habían invadido el país en 1808. La Constitución de Cádiz se aprobó en el año 1812 justo cuando los franceses lograban la ocupación casi total de los territorios españoles. De hecho, "los diputados y redactores de la Constitución estaban protegidos en Cádiz por la flota británica, y el rey de España era entonces José I Bonaparte, impuesto por Napoleón", recuerda el profesor.

A partir de 1814 el rey español Felipe VII vuelve al trono. Felipe VII era partidario de volver al absolutismo y de abolir de inmediato la Constitución por considerarla demasiado avanzada. Por tanto tuvo una vigencia breve. Tal y como resume José Tudela, de la Fundación Manuel Giménez Abad, la importancia de la Constitución de Cádiz de 1812 fue mayor "como símbolo y como mito", además de "por la influencia que tuvo en posteriores constituciones españolas y en otros países europeos". La carta magna ha servido de inspiración a todas las constituciones españolas --7 en toda la historia--, entre ellas la de 1978, que está todavía vigente.
 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón