Hora de hincar los codos

 

Es el momento de empezar a repasar todo lo aprendido durante el curso, una tarea fácil si seguimos una serie de pautas para rendir al máximo

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

Comienza el tercer trimestre y es el momento de aprobar y mejorar los resultados de vuestras asignaturas. Para los que dentro de poco os enfrentáis a la selectividad, este es un momento crucial, porque de vuestras notas dependerá que entréis al año que viene en la carrera que más os gusta. Afrontar los últimos momentos del curso no siempre es fácil. Por eso, desde la Fundación Piquer, dedicada a los estudios y la formación, nos proponen una serie de técnicas y métodos que pueden ayudaros en vuestra recta final del curso. El éxito está al alcance de todo el mundo.

Antes de empezar a estudiar las asignaturas del tercer trimestre, tenéis que definir bien vuestros objetivos. Hay que ser realista y valorar vuestras posibilidades. No se trata de sacar un sobresaliente en todas las asignaturas si habéis ido justos durante todo el curso. Si eres un alumno de bien, puedes intentar sacar un notable, o si has suspendido o aprobado por los pelos algunas materias, intenta sacar lo máximo de ti.

Según los expertos de Fundación Piquer, antes de ponerte a estudiar debes realizar un horario diario y semanal de tus actividades. Elige el momento más idóneo del día para estudiar y las asignaturas que vas a estudiar en función del horario de tus clases. Por ejemplo, si los martes tienes historia, plantéate dedicarle una hora a esta asignatura todas las tardes de los martes. Puedes hacer los deberes y aprovechar para repasar la lección de ese día. Es importante que ajustes el plan a tu capacidad y tus necesidades. Si nunca has estudiado más de 3 horas seguidas, no lo vas a hacer ahora. Comienza estudiando una hora y a medida que avances ves aumentando el tiempo. Deja lo más fácil para el final y tus momentos de más atención dedícalos a lo más complicado.

Cuando estés estudiando, controla tu atención y sé exigente contigo mismo. Estudia en el mismo lugar y a las mismas horas y descansa 5 minutos por cada hora de trabajo. Puedes cambiar de materia cada vez que hagas un descanso. Si cumples el plan, prémiate por ello quedando un rato con tus amigos, viendo un poco la tele o navegando por internet. Pero si no lo haces, castígate a ti mismo.

MÉTODO DE APRENDIZAJE

Los métodos de aprendizaje son herramientas que nos ayudan a entender mejor la asignatura y a que se nos queden más los temas que estudiamos. Subrayar o hacer esquemas son dos métodos de aprendizaje. Una vez hayas abierto el libro, empieza por hacer una lectura rápida para coger la idea global y ver la extensión de lo que tienes que estudiar. Fíjate en los apartados que tiene el tema y elabora un esquema mental. A continuación, lee de forma atenta todo el tema: usa el diccionario si hay alguna palabra que no entiendas, hazte preguntas sobre lo que has leído y anota en el margen de la página las respuestas a esas preguntas. Durante la lectura, subraya lo más importante de forma limpia y clara. Recuerda que no hay que subrayar todo, solo lo más importante. Después haz un esquema, que tiene que ser una síntesis de lo que has leído. Te servirá para comprenderlo mejor y repasar más rápido y te aportará una visión de conjunto. Claros, cortos, concretos y completos deben ser los resúmenes que hagas de cada tema. Te resultará más fácil si has hecho bien todos los pasos anteriores. En el resumen, utiliza tus propias palabras, puedes probar a hacerlo sin mirar y luego comprobarlo y corregirlo si es necesario.

REPASO ANTES DEL EXAMEN

Una vez hayas cumplido estos pasos, es la hora de interiorizar lo que has aprendido. Repite la lección hasta que veas que te la sabes; hazlo en voz alta mientras te paseas o por escrito. Después de esto, lo demás es pan comido. Solo tienes que repasar ayudándote de los esquemas y de los resúmenes que ya has hecho. Hazlo antes de irte a la cama, dos días antes del examen, etc.

Desde la Fundación Piquer recuerdan que "aprender lleva su tiempo". Cuando más practiques este método, más fácil te resultará estudiar y mejorar los resultados de tus exámenes. Es importante que, cuando estudies, lo hagas correctamente y no solo por cumplir un horario establecido.

Antes de un examen, trata de entrenarte con ejercicios similares los días previos y repasar, al menos en los dos últimos días antes. Afronta el examen motivado; un poco de tensión ayuda, pero estar muy nervioso puede bloquearte. Preséntate al examen descansado y el mismo día del examen repasa los esquemas, nunca trates de mirar el temario en su conjunto. Evita hablar con tus compañeros sobre el examen antes de empezar a hacerlo o te pondrás más nervioso. Para controlar tu temor y ansiedad, tienes que despreocuparte por los resultados y centrarte en lo que si puedes controlar: tu esfuerzo.
 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón