Ética y filosofía con alumnos del mundo

 

Los alumnos de Ángel Tejedor debaten en clase sobre ideas y conceptos complejos, a los que la multiculturalidad aporta más riqueza

Roberto L'Hôtelleríe, IES Ramón y Cajal (Zaragoza)

Reflexionar día tras día durante nueve meses con cerca de ciento cincuenta alumnos y alumnas procedentes de 20 naciones y culturas diferentes, es una oportunidad ideal para aprender de los demás. Así, hablando, se trabaja la filosofía y la ética en las aulas del IES Ramón y Cajal de Zaragoza, dialogando con y entre jóvenes ciudadanos del mundo.

En estas clases, desde distintos ángulos, cualquier tema puede ser susceptible de estudio o de puente para acceder los unos a los otros. Su profesor Ángel Tejedor tiene muy claro que es un desprecio a los ciudadanos considerar la vida del espíritu como cosa de minorías exquisitas. Por eso quiere que sus alumnos y alumnas, por encima de razas y colores, se pregunten por las cosas y se instalen en la actitud interrogativa, ¿hay algo más democrático?

"La ética me ayuda a descubrir cosas en mi interior que nunca pensé que podía tener". Así piensan Sandra y Yang Shuo. Yang subraya que determinadas reflexiones suscitadas en clase y siempre acompañadas de un intenso debate, le hacen cuestionarse muchas cosas cuando sale del aula. Para él y para el resto de sus compañeros de 4° de Educación Secundaria la clase de ética es como una pequeña isla en su vida, en la que en vez de mirar hacia afuera se mira hacia adentro. Es aquí donde Melisa encuentra un momento para reflexionar sobre las cosas de la vida mientras los senegaleses Samba e Ibra escuchan interesados. Enrique se queda con el concepto de religión y los múltiples ángulos que presenta, la marroquí Suki recuerda el olvido del papel de la mujer en muchas religiones, mientras su compañera Izarbe señala la utilidad de muchos refranes chinos que suelen surgir en los debates.

Las ideas aparecen una y otra vez en cascada, fluyen con naturalidad de un alumno a otro, y es así como Romina, una alumna uruguaya de nacimiento, piensa que por encima de las individualidades, en el fondo nos parecemos todos mucho más de lo que creemos y que como bien dice su compañero Yang Shuo: "Estamos condenados a la libertad".
 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Artículos publicados

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón