Empieza un nuevo curso

 

Las vacaciones son ya agua pasada. Llega el momento de ponerse a trabajar para que el final del trimestre no pille a anadie desprevenido

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

El verano está a punto de terminar y las vacaciones son ya agua pasada. Estos primeros días de clase son quizá los más duros. Cuesta madrugar, a más de uno se le pegan las sábanas y, sobre todo, da mucha pereza poner el motor en marcha y empezar a estudiar. De todas formas no todo es negativo. El inicio del nuevo curso también es momento para reencontrarse con los amigos, contarse las anécdotas veraniegas y dar un repaso a los cambios de look del personal. Aunque pasada la euforia, tocará ponerse a trabajar.

Todos los años nos proponemos nuevos compromisos al inicio del curso, aunque para ser sinceros, no siempre los mantenemos. Para el orientador de Secundaria y presidente de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía, Juan Antonio Planas, "es importante que sean compromisos fáciles de llevar a cabo, para que nos acostumbremos a cumplirlos y no queden solamente en un brindis al sol".

Los objetivos que se marquen al inicio del curso, como el de estudiar todos los días, tienen que ser ante todo realistas. "Primero, tiene que ser un objetivo que se pueda cumplir fácilmente, y segundo, que sea objetivable, es decir, que podamos comprobar fácilmente si lo hemos cumplido o no", explica Planas. Es decir, no planees estudiar más de dos o tres horas todos los días si sabes de antemano que no lo vas a hacer. Mejor empieza con una hora de repaso y comprueba que cumples con los horarios antes de plantearte nuevas metas.

Según el orientador, "también es importante que los padres se involucren en los planes". Una opción es negociar con ellos las horas que se va a dedicar a estudiar y explicarles cuáles son los compromisos. Ellos pueden comprobar que se cumple con los horarios y que no se pierde más tiempo de la cuenta en otras cosas.

Una vez hecho esto, llega la hora de planificarse de forma más exhaustiva para conseguir que estos compromisos se conviertan en una rutina. Eso sí, "es importante planificar tanto el ocio como el estudio", recuerda Planas. Así que además de hacer deberes y repasar la lección un par de horas todas las tardes, es recomendable reservar un rato para salir con los amigos.

Cuando se habla de ocio, no se hace referencia solamente a las actividades extraescolares, a jugar con el ordenador o a chatear con tus amigos en las redes sociales. Juan Antonio Planas explica que "es bueno estar en contacto con gente de la misma edad para aprender a compartir juegos, hacer deporte y socializarse". Es decir, no pasar tanto tiempo delante del ordenador y aprovechar el buen tiempo para estar al aire libre, conocer a gente y aprender jugando.

MEDIDAS DE AHORRO EN EL AULA

Como sucede todos los años, el curso es una carrera de fondo, así que cuanto antes se empiece a entrenar más preparado se está para la recta final de los exámenes. "Es bueno que desde el primer momento se tenga el hábito de estudio. Si no hay todavía mucho contenido para empezar estudiar, se puede comenzar leyendo alguna lectura recomendada para cada edad", aconseja el orientador de Secundaria. Además, en lugar de repasar solo la materia que ya se ha visto en clase, también puede leerse el tema que se va a impartir al día siguiente. Eso ayuda a estar más atento y entender mejor lo que el profesor está explicando.

La vuelta al colegio está marcada este año por la subida de precios del material escolar. Además, los libros de texto han dejado de ser gratuitos. Es momento de que todo el mundo ponga su granito de arena en casa, y qué mejor manera de hacerlo que tomando una serie de medidas de ahorro aprovechando al máximo el material de años anteriores o compartiendo horas y lugar de estudio con los amigos.

Juan Antonio Planas explica que es recomendable "conservar todo el material de años anteriores, tanto el que se ha usado como el que no". Además de un recuerdo de la infancia, puede venir bien de vez en cuando para repasar o hacer alguna consulta puntual.

También pueden aprovecharse los cuadernos que no se acabaron el año anterior y reponer solo aquellos materiales: estuches, mochilas, bolígrafos, pinturas, etc. que se hayan acabado o que se encuentren en mal estado. "No pasa nada por reutilizar cuadernos, carpetas o libros", recuerda Planas. Otra opción es hacer los ejercicios a lápiz para que los libros se puedan volver a reutilizar. Según el presidente de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía, "debemos aprender a reciclar materiales y consumir lo necesario para no malgastar los recursos de la naturaleza" y añade que "el consumo excesivo no es bueno". Toma nota de los consejos y mucha suerte para el curso que acaba de empezar.


 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón