Cenicienta y el príncipe

 

Pablo Mairal, IES Benjamín Jarnés (Belchite)

Después de haberse enamorado del Príncipe en el gran baile que tuvo lugar en palacio, Cenicienta y el príncipe llegaron a casarse. Durante los tres primeros años vivieron muy felices, se pasaban el día dedicándose el uno al otro. Hasta que un buen día llegó al castillo el hermano del príncipe, Clodomiro. Vino a reclamarles que mitad de todo lo que poseía el príncipe era de él también, y quería su parte.

Todos daban por sentado que el hermano del príncipe había muerto en las cruzadas. Cenicienta y el príncipe querían darle su parte, pero para ello debía renunciar a ser rey porque al ser el primogénito le correspondía el título y todo lo que eso conllevaba.

Su padre, al creerlo muerto dio el reinado a su segundo hijo (el príncipe casado con Cenicienta). El resultado fue que los hermanos se enzarzaron en constantes peleas y aquí nadie arreglaba nada. Pasaban los días y todo seguía igual hasta que llegó al castillo un correo mandado por el rey Arnulfo donde ponía a su hijo Clodomiro que lo necesitaba con urgencia: Clodomiro tenía que unirse con sus tropas porque estaban siendo atacadas sus tierras en el norte, así que tenía que partir rumbo a la Guerra.

Finalmente, Clodomiro, que era ante todo un guerrero, se unió a la causa y marchó a defender las tierras del rey, nunca más volvió al castillo y Cenicienta y el príncipe volvieron a ser felices y comieron perdices. Fin.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón