Los centros cívicos cumplen 25 años

 

Un punto de encuentro para los vecinos y las asociaciones de todos los barrios de la ciudad

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

Los centros cívicos de Zaragoza cumplen 25 años al servicio de los vecinos y vecinas de los barrios. Fue en el año 1987 cuando surgieron estos primeros espacios de participación ciudadana. El primer barrio de la capital aragonesa en contar con un centro cívico fue el de El Arrabal. Eran los primeros años de la democracia en España y los ciudadanos buscaban un lugar en el que expresarse, reunirse y participar en la sociedad. Los centros cívicos fueron concebidos como "un edificio polivalente de titularidad pública y con un ámbito de influencia limitado a los barrios, en el que se realizan actividades de carácter formativo, social, cultural, de atención al ciudadano y de participación ciudadana", explica Antolín Terés, responsable de programación de centros cívicos de Zaragoza.

Según Terés, "los primeros centros de la ciudad surgieron en la década de los 80 para cubrir las necesidades de los ciudadanos en materia de equipamientos", es decir, para permitir a los ciudadanos disponer de un lugar en el que realizar actividades. Su aparición "responde a un interés de los ciudadanos por enriquecerse culturalmente, tanto a nivel individual como colectivo". Además, según el responsable del Ayuntamiento de Zaragoza, "el usuario controla por sí mismo tanto la elección dentro del abanico de posibilidades disponible como la intensidad de la inmersión dentro del acto cultural".

Los centros cívicos empezaron siendo lugares en los que los ciudadanos podían ejercer sus derechos y libertades y disfrutar de una amplia y variada oferta de actividades lúdicas y culturales. Actualmente se han convertido en auténticos centros de reunión y ocio para los vecinos de los barrios, que tienen en ellos una referencia tanto para informarse de la oferta de actividades del ayuntamiento como para llevar a cabo sus propias iniciativas, sobre todo si son asociaciones culturales o vecinales que no tienen sede propia.

Un portal para el ciudadano

Los centros cívicos son hoy en día un portal en el que los usuarios pueden encontrar todos los servicios que la administración local -es decir, el ayuntamiento- pone a su disposición a un paso de su casa. Es el caso de los servicios relacionados con la acción social, la infancia, la educación de adultos, la juventud o la atención al mayor. Todos estos servicios están enfocados a prestar apoyo a quienes más lo necesitan en sus ratos libres, como por ejemplo a las personas jubiladas, para que puedan mantenerse activas una vez terminan su etapa laboral, o a los jóvenes, que encuentran en estos lugares un amplio abanico de actividades de ocio alternativas a las habituales discotecas y al botellón.

La esencia de los centros cívicos es dar cabida a numerosos servicios municipales en único lugar. Para ello es necesario contar con unas instalaciones adecuadas y equipadas en las que puedan desarrollarse todas estas actividades. "Los centros cívicos se utilizan en la actualidad para el desarrollo de actos culturales desde todos los puntos de vista", señala Antolín Terés, que añade que ello requiere de "espacios adecuados, como aulas, talleres, seminarios, teatros, salas polivalentes, etc.".

En un centro cívico pasa de todo. Se imparten clases y formación básica a personas mayores que no terminaron sus estudios, se desarrollan cursos de distintas disciplinas artísticas para jóvenes y adultos o se invita a los ciudadanos a que organicen sus propias actividades: obras de teatro, actuaciones musicales o sesiones de cine. Además muchos ponen al alcance de todos las nuevas tecnologías de forma gratuita, con salas de ordenadores o espacios de conexión wifi.

Aunque los centros cívicos no son lugares aislados en medio de un barrio. Desde hace tiempo también incorporan otros equipamientos municipales. Por poner un ejemplo, el nuevo centro cívico del barrio de Las Delicias, conocido como el de las Esquinas del Psiquiátrico por su ubicación, es mucho más que un lugar de reunión ciudadana. Junto a él se ha construido un gimnasio y un teatro, ambos del ayuntamiento. "Algunos centros cívicos cuentan también con centros infantiles de tiempo libre, centros de mayores, casas de juventud o juntas de distrito integradas en el mismo espacio", apunta el responsable de programación de los centros cívicos del consistorio. En definitiva, equipamientos que son una referencia en cada barrio. Antolín Terés asegura que "el centro cívico por su propia naturaleza es un equipamiento integrador que cohesiona la población y refuerza la identidad de los vecinos ligada a un barrio o un territorio", de ahí que en todos los distritos de zaragoza se pueda encontrar uno de ellos. "El distrito es una unidad perfecta para administrar las políticas sectoriales en materia de infancia, juventud, mayores, etc. que afectan directamente al bienestar de los ciudadanos", concluye.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón