IES Pedro de Luna: rutas científicas

 

Un grupo de alumnos de bachillerato científico y tecnológico viaja a Asturias para vistar varias empresas e institutos de investigación

Abel Encarnación, alumno IES Pedro de Luna

Varios alumnos del grupo de Ciencias y Tecnologías de 1° de Bachillerato del IES Pedro de Luna acompañados de los profesores César Yagüe y Ángel García, pasamos cinco días en Colunga (Asturias) a finales del mes de octubre. Nos alojamos en un instituto residencial de ganadería y agricultura llamado IES Luces, conviviendo con otro grupo de estudiantes de Cazalla de la Sierra, de Sevilla, junto a los que realizamos las visitas.

Durante nuestra estancia hizo muy buen tiempo. Días calurosos y sin lluvia. Buena suerte teniendo en cuenta lo mucho que llueve en Asturias. Nos faltó tiempo para poder ir a la playa y darnos un baño, que nos habría sentado muy bien después de realizar tantas visitas en lugares cerrados.

El lunes 22, salimos de Zaragoza a las 10 de la mañana rumbo a Asturias. A nuestra llegada nos reunieron en una sala en la cual tendrían lugar todas las reuniones, llamada Llugarín. Allí nos asignaron habitaciones compartidas con los sevillanos. Ese día tan sólo nos mostraron las instalaciones y después de cenar, cada grupo de alumnos hizo una exposición sobre su comunidad autónoma explicando arquitectura, tradiciones, etc.

Visita al CTIC de Gijón

El martes ya era un día completo en Asturias, por lo que tocaba visitar lugares y aprender a lo que se dedicaban en cada uno de ellos. Nuestra primera visita fue a IDESA, una gran empresa en la que se fabricaban grandes componentes de acero para refinerías de petróleo, postes de estaciones aerogeneradoras marinas, etc. Una guía nos enseñó la parte moderna y antigua de Avilés, desde el casco antiguo hasta el centro cultural Niemeyer. Tras comer en un restaurante fuimos al Centro de Tecnologías de la Información y la Comunicación (CTIC) en Gijón.

Allí nos enseñaron a lo que se dedicaban y algunas tecnologías modernas que facilitaban la vida diaria a personas discapacitadas o de edad avanzada. Por la noche, ya en el instituto, vimos un cómico espectáculo de malabarismo que nos ayudó a relajarnos después de nuestro primer día de trabajo.

El miércoles por la mañana visitamos INCAR (Instituto Nacional del Carbón), en Oviedo. Allí nos enseñaron diferentes usos del carbón y cómo trabajaban con él. Luego fuimos al CISVIAL, donde comimos primero y vimos y practicamos conducción de alto riesgo (siempre bajo la seguridad del cinturón o el conductor) después. Fue una actividad divertida y amena. Cuando volvimos al instituto practicamos varios deportes tradicionales asturianos, antes de cenar e irnos a dormir.

El jueves fue nuestro último día completo en Asturias. Por la mañana visitamos la fábrica Sidra el Gaitero, famosa en el mundo entero, donde vimos desde la selección de manzanas hasta el embotellamiento. Finalmente nos dieron a probar un vaso de sidra sin alcohol que tan sólo llevaba una semana en el mercado y compramos algunas botellas a la salida. Dimos un paseo por Villaviciosa, a la orilla de la playa. Tras comer fabes tradicionales en el instituto, fuimos a la universidad de Oviedo donde nos enseñaron sus experimentos en el poco tiempo del que disponíamos, la mayoría relacionados con células y materia microscópica. Volvimos al instituto, donde nos despedimos de nuestros compañeros de Sevilla.

"Una experiencia única"

A la mañana siguiente, hicimos las maletas y volvimos a Zaragoza, haciendo sólo una parada para comer y estirar las piernas. "El viaje ha sido una experiencia única que nos ha enseñado muchas cosas del mundo de la tecnología, física e informática. Disfrutamos de la compañía de los alumnos de Cazalla de la Sierra y puede que a varios de nosotros el viaje nos haya aclarado un poco el camino que queremos seguir en nuestras vidas".

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Hablan los centros

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón