Comentarios sobre el fútbol español

 

Mario Gimeno, La Salle Montemolín

Que la selección española de fútbol es la mejor que existe hoy en día, está fuera de duda. Dos Copas de Europa consecutivas y un Mundial avalan esta afirmación. Pero lo que está haciendo el equipo español va más allá de una mera estadística. El juego de la selección es brillante y ha echado por tierra algunos estereotipos. Cuando un contrario se enfrenta a España no sabe cómo plantear el partido. Si juega de tú a tú le cae una goleada porque deja espacios, si juega a defender se desgasta físicamente detrás del balón y acaba perdiendo, si juega duro con muchas faltas se cargan de tarjetas y en la segunda parte le caen los goles. En definitiva no hay, actualmente ningún tipo de juego que contrarreste el famoso tiki-taka español.

Todo esto no es fruto de la casualidad; en las escuelas de los grandes equipos españoles se ha enseñado una nueva filosofía del fútbol, sobre todo en la Masía (Barça), basada en la técnica y en el toque de balón. Los equipos españoles quieren tener la posesión el mayor tiempo posible. Para ello hay que tener jugadores técnicos de gran calidad. Actualmente en esta generación de futbolistas existen muchos jugadores pequeños, hábiles y rápidos a los que resulta difícil quitarles el balón. Es un fútbol diferente al de otras épocas.

En mi opinión, en el partido contra Bielorrusia que se celebró el 12 de octubre, nuestro país tuvo una superioridad insultante que ni los propios jugadores y técnicos de la selección habrían imaginado antes del comienzo. El mejor entrenador que ha tenido la selección española a lo largo de la historia, Vicente del Bosque, resolvió un problema grave en su defensa sin Puyol y Piqué, con el polifacético Busquets junto a Sergio Ramos en el centro. Para el medio campo sorprendió metiendo en el campo a Santi Cazorla, héroe del fútbol inglés en esta temporada, lo que desconcertó a los bielorrusos que esperaban el doble pivote. Estos cambios dieron verticalidad al juego generando muchas ocasiones de gol. El canario Pedro, un jugador talismán, se encargó de certificar el hat-trick.

Estoy de acuerdo con algunos de los comentarios vertidos en las crónicas bielorrusas, pero con matices. No creo que se produjese una competencia de culturas. Los aficionados al fútbol que piensan que este juego es más que un deporte, en mi opinión se equivocan perjudicando la finalidad que tiene, que no es otra que la sana competición para conseguir un triunfo sobre el rival, primando la deportividad.

Por tanto, opino que el fútbol bielorruso tiene mucho mérito. Si comparásemos lo que ganan los jugadores del Bate con lo que ganan los nuestros, la diferencia sería abismal. Tenemos la mejor liga del mundo, pero a base de dinero. Los equipos bielorrusos, sin embargo, compiten a un alto nivel siendo más modestos y sin profesionalizar. Aunque en el fútbol español hay una paradoja: tenemos los mejores jugadores extranjeros del mundo, pero entre los mejores jugadores del mundo están Iniesta, Chabi Alonso, Chavi Hernández, Sergio Ramos, Villa, Mata, Silva, Fábregas, Cazorla, etc. Si no estuviesen los grandes jugadores extranjeros en nuestra liga, ¿cuántos futbolistas que no han podido llegar a la élite podrían haber tenido su oportunidad?.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón