El exceso pasa factura

 

Las malas costumbres a la hora d ecomer y la falta de ejercicio físico, las principales causas del aumento de la obesidad infantil

Laura Rabanaque (El Periódico del Estudiante)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el sobrepeso o la obesidad como "una acumulación anormal o excesiva de grasa que supone un riesgo para la salud". Dependiendo de la edad, existen varios métodos para determinar qué es un peso corporal saludable. Lo más habitual es calcular el índice de masa corporal, que es el resultado de dividir el peso en kilos entre la altura al cuadrado en metros. Las consecuencias del sobrepeso no solo son estéticas, sino que afectan también al estado de salud del paciente, dando lugar a enfermedades como la diabetes o problemas cardiovasculares.

"Una solución pasa por educar en hábitos alimenticios más adecuados", explica la pediatra Isabel Lostal. Y es que la obesidad infantil se ha duplicado en Aragón y el sobrepeso casi se ha triplicado en los últimos 20 años. Los malos hábitos a la hora de realizar las comidas y la falta de actividad física son, además de otras cuestiones nutricionales, las principales causas de esta situación, según varios estudios elaborados por expertos de la Universidad de Zaragoza.

En estas investigaciones, se ha puesto de manifiesto que uno de cada tres escolares de Primaria aragoneses tiene sobrepeso, y aproximadamente uno de cada cinco adolescentes de la comunidad tiene una condición aeróbica y cardiorrespiratoria por debajo de lo que se considera un nivel saludable, lo que supone un aumento del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares en el futuro.

El estudio de la Universidad de Zaragoza alerta de que un porcentaje muy elevado de niños y niñas de Primaria dedican más horas a ver televisión en un día que a hacer ejercicio físico en toda la semana, y el 65% de los adolescentes realiza deporte únicamente en las clases de Educación Física.

Con todo ello resulta fundamental concienciar acerca de hábitos de vida saludables porque la obesidad infantil, a la larga, puede provocar otras enfermedades y eso hay que prevenirlo desde edades tempranas.

Según la doctora Isabel Lostal, la obesidad infantil afecta a niños y niñas de todos las edades, incluso a los más pequeños. "Las familias disponen de poco tiempo para cocinar y eso repercute también en la alimentación. Se opta cada vez más por comida precocinada y no se introducen normas para los niños que no quieren verduras, legumbres o frutas. Se les consiente que no coman de eso y que sí disfruten de bollería industrial, snacks salados, zumos azucarados y bebidas refrescantes, alimentos muchos menos saludables".

Las consecuencias son claras. La cantidad de menores que sufren problemas de diabetes y colesterol se ha incrementado de forma progresiva en los últimos años. "Hay que apostar por una alimentación sana y desterrar la vida sedentaria. Los niños pasa muchas horas delante de la televisión y la videoconsola. Hay que apostar por hábitos más saludables como caminar al aire libre, subir y bajar escaleras y evitar el autobús y el coche en todos los desplazamientos que se pueda", explica la pediatra, que subraya la necesidad de que la comida no se convierta en un "capricho", empezando por el desayuno.

"Hay que empezar el día de forma adecuada y eso repercute en el rendimiento escolar del niño. Se trata, pues, de comer sano y no pasar hambre". Para una alimentación equilibrada, Lostal recomienda seguir las indicaciones de la pirámide alimenticia. "Hay que comer de todo en las cantidades adecuadas, sustituir las bebidas azucaradas por mucha agua y no abusar ni de los hidratos de carbono ni de las comidas ricas en proteínas".

Comedor escolar sostenible

La forma más fácil de llevar una alimentación sana y saludable es concienciar desde edades tempranas sobre la variedad de alimentos que existen y sus propiedades. Eso es lo que se han propuesto este año algunos centros educativos de la capital aragonesa introduciendo en los menús escolares alimentos de los denominados ecológicos. Es el caso del Colegio Juan de Lanuza de Zaragoza que puso en marcha en septiembre el primer comedor escolar sostenible. La principal diferencia entre un comedor sostenible de otro que no lo es es que "al menos el 60% de los alimentos que se incorporan en el menú diario son ecológicos, es decir, se producen de forma natural sin usar pesticidas ni otros productos químicos", explica Mireya García, responsable de Calidad del centro educativo zaragozano.

Además de ecológicos, estos alimentos son productos de proximidad, es decir, se producen en huertas y campos cercanos al colegio, con lo que se "reduce la contaminación por el transporte y las emisiones de gases a la atmósfera", apunta Mireya García. Todo ello "se nota en el paladar" y en el medio ambiente, además de ser "bueno para la salud porque no lleva pesticidas ni aditivos".

Un blog sobre las bandejas de la discordia

Los malos hábitos alimenticios son una de las causas del sobrepeso y la obesidad infantil, pero también lo es la cada vez peor calidad de los alimentos que compramos y consumimos a diario. Martha Payne es una joven escocesa que con solo nueve años abrió en Internet el blog 'NeverSeconds'. En él se propuso fotografiar a diario la bandeja de comida de su colegio en la localidad de Lochgilphead (Escocia) para demostrar su baja calidad y explicarle a su padre porque estaba tan hambrienta cuando volvía a casa.

En solo siete meses, el blog de esta estudiante ha recibido nueve millones de visitas y ha sido calificado por 'The Observer' como la mejor bitácora gastronómica de 2012. El impacto que el blog de esta joven escolar ha tenido en la sociedad ha sido muy fuerte. Por un lado, ha obligado a mejorar los menús escolares del Reino Unido, y por otro, no ha parado de crecer el número de fotografías que estudiantes de todos los países del mundo envían a Martha para que ella las cuelgue en su blog.

En el Reino Unido, la primera comida fotografiada por Martha era la de una bandeja con una hamburguesa con queso, dos croquetas, unas rodajas de pepino y un polo. En una visita rápida por el blog pueden verse menús escolares de todos los continentes. En Taiwán, sirven sopa caliente, verdura, tofú, una buena ración de arroz y tomates; en Israel, ensalada de brotes y cebolla con salsa de yogur, pan de pita y un par de 'falafel' de garbanzos; en Brasil, frijoles, carne, arroz y patatas fritas, con ensalada y zumo de frutas. Menús rápidos pero en algunos casos difíciles de digerir.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón