Una carta que no llegará

 

Aberto Burguete, 4º ESO Colegio Pilar Maristas

Es difícil y extraño pensar que llevo años sin verte.

He visto pasar huracanes y falsos amores, pero a ti no.

He visto amaneceres y atardeceres pero ni rastro de tu bello rostro.

Los sufrimientos y anhelos de mi corazón son tan pequeños que pasarían por el ojo de una aguja.

Te añoro como la luna añora al día, te añoro como el sol añora a aquella pequeña flor que creció una vez en el desierto en un frío y lúgubre invierno.

En vez de que mi cabeza dirija su luz a tu belleza, mi corazón se endurece como el día congelado en el que tu ausencia me ha sumido.

Si alguna vez pienso en ti por las noches, tengo la esperanza de que dios me devuelva a aquella pequeña chica por la cual cambié mi estrella.

Tu belleza no posee fuerza alguna para contemplarme llorando por las noches en las que no te tengo.

Y termino esta carta con esperanza, con la esperanza de que algún día, este oscuro cielo dejara paso al amor que tu por mi sentirías.

La esperanza me guía, es lo que me da fuerza de día y sobre todo de noche.

La esperanza de que, aunque te hallas ido de mi vida, no será la última vez que pueda contemplarte.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón