Dos destinos y un camino

 

Desi Becas, 3º ESO IES Juan de Lanuza

Destino Uno. Volumen muy alto, coche tuneado, enfado familiar. Furia y desahogo juntos nunca son buenos. Madrugada del sábado. Aquel niño que de pequeño tenía toda la colección de tazos de Pokemon, y la típica alfombra de carreteras ya no era un niño y no iba muy bien encaminado. Discutía a menudo con sus padres, hacía mucho tiempo que no rendía en el instituto, apenas iba. Se juntaba con gente un tanto extraña para sus padres, y todos los fines de semana se iba a no sé dónde. Esa madrugada había abandonado su casa y la de sus padres, ellos ya no aguantaban más, sin olvidar el daño que les hacía perder a un hijo. Él se metió por la carretera que dirigía a toda velocidad a un pueblillo muy acogedor, donde estaba la discoteca más cercana, sin querer retroceder al pasado. Estaba totalmente alejado de la realidad: máquina a todo volumen, sin el cinturón de seguridad puesto, queriendo desahogarse pero sin saber el modo. Al fin y al cabo, todo lo podrá pagar cualquiera, como una familia inocente... Padre de un único, aunque importantísimo hijo. ¿Final Feliz?

Destino Dos. Hace nueve meses, una pareja quería formar una familia, vivir la vida disfrutando en todo momento. Se imaginaron todo tipo de momentos felices, pero hasta que no nació su hijo con un notable retraso, no formaron la familia. A ellos les daba igual la opinión de la gente, es más, les hacía gracia ver cómo les gustaba cuchichear. Un fin de semana decidieron irse a una casa rural para pasar unos días acogedores yendo de picnic, pescando... Todo lo que al niño le gustaba. Tenían 104 kilómetros para recorrer y ya llevaban 87. El niño estaba muy ilusionado, creía que era el más afortunado del mundo. Pero, por una maldita casualidad, todo da un giro inesperado. Cuando la familia vio que se acercaba por detrás un coche a toda velocidad, sin intenciones de querer parar, se quedaron en blanco, el padre se quedó paralizado, intentó girar bruscamente, pero todo falló. En ese momento el niño seguía creyendo que era el niño más afortunado por haber tenido a esta familia.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón