Carta de amor II

 

Raúl Gimeno, 4° ESO. Colegio Alemán

Querida amada:

Necesito pedirte que me devuelvas la inspiración. Eres tú quien dicta las palabras que mis dedos escriben después sobre el papel.

Si no te tengo a ti, ni siquiera sé con qué soñar, todo se vuelve oscuro y gris. Ya hace demasiado frío ahí fuera como para congelarme por dentro. Y es que yo, a veces, sólo entiendo las palabras de tus ojos, la entonación de tus manos.

Si no estás tú al final de algún camino, no sé muy bien qué rumbo tomar.

Me gusta que seas siempre una de mis opciones para no pensar demasiado antes de descartar todas las demás.

Ojalá vendieran tu olor para respirarte en mi hogar. Pero no tu perfume, no, tu olor.

Ojalá pudiésemos ahora hacer poesía de esa que no es necesario entender. Porque nadie me hace sonreír tan grande, tan de verdad. Porque nadie es tú, y con nadie soy tan yo como contigo.

Anónimo

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón